Siembran árboles para protegerse de las tempestades y mejorar el ambiente

Proteger las casas protegiendo el talud, sembrando árboles nativos. El protagonismo es de los niños./ GAD Manta

Cuando una comunidad toma conciencia de su responsabilidad social y de que el planeta Tierra es nuestra casa mayor, y que por tanto su cuidado merece igual esmero que el que ponemos al cuidar de nuestra casa familiar, la protección al ambiente llega con espontaneidad y entusiasmo.

Es lo que acaba de probarse en la Urbanización Si Mi Casa (Manta), donde sus habitantes, con los niños como promotores admirables, se han dado a la tarea de arborizar un talud seco que podría devenir en riesgo de deslaves catastróficos. Comprendieron esto, y también que el entorno sería más bonito y agradable si tuviera árboles verdes y frondosos que proporcionen sombra y belleza, así que se motivaron a la siembra con el apoyo de 15 voluntarios de la Unidad Educativa Fe y Alegría.

La concejala Marciana Valdivieso animando a la comunidad de Si Mi Casa./ GAD Manta

Todo empezó cuando Carmen Muentes habilitó un huerto alrededor de su vivienda; después fue parte de la limpieza a un talud con apariencia a basurero. Esto llamó la atención del Gobierno municipal, que aportó 60 plántulas de especies nativas (algarrobo, cascol, guachapelí, bálsamo, caoba y cedro) y motivó a la comunidad para que unida haga la siembra y la cultive.

La concejala Valdivieso demuestra cómo sembrar./ GAD Manta

Dichas especies desarrollan un sistema radicular amplio y tejido que mantiene firme la tierra y sostiene a los árboles contra las tempestades. Además, al ser nativas, no tienen problemas de adaptación y, más bien, contribuyen a normalizar el ecosistema local. Son propias de clima seco y ventoso, como es el de Manta.

El pequeño Israel sembró un árbol y lo bautizó Pepito./ GAD Manta

¡Los niños fueron protagonistas! El pequeño Israel sembró un árbol con toda emoción, que hasta le puso nombre: “Te bautizo como Pepito”, proclamó entusiasmado Israel, quien protegió al árbol con un cerco de rocas.

Así como él, decenas de niños se comprometieron a ser los padrinos de los árboles sembrados, brindándoles riego y cuidado.

El voluntariado./ GAD Manta

El corte perpendicular de una elevación terrena enfrente de Si Mi Casa pone en riesgo, ciertamente, que las lluvias provoquen deslaves que alcancen a las viviendas; y, también, que sin lluvias la tierra seca sea levantada por el viento y esparcida en toda el área circundante. Aparte del aspecto árido y deslucido que muestra actualmente.

FUENTE: Gobierno municipal de Manta, mediante boletín y fotos.