El Gobierno francés impulsa la producción y uso de automóviles eléctricos

Al tenor de los cambios que ha generado la pandemia de la covid-19 en todo el mundo, en especial en la industria automotriz que se ha visto muy afectada en este tiempo, el gobierno del presidente Emmanuel Macron, de Francia, busca alternativas que ayuden a este sector, lo cual contribuye también a generar fuentes de empleo dentro de esta industria.

La solución expuesta por el mandatario francés apunta hacia el uso de vehículos eléctricos, híbridos y recargables, para lo cual ha puesto en vigencia el llamado Plan Nacional de Rescate del Automóvil, destinado a salvar a la industria y, de paso, aprovechar la coyuntura con miras hacia una esperada transformación industrial de claro tinte ecológico.

Entre las compañías que integran este nuevo proyecto está la conocida marca Renault, una emblemática fabricante galesa que desde hace un buen tiempo se halla produciendo vehículos enchufables.

Esta automotriz, que lleva más de 120 años funcionando y está presente en 128 países del mundo, nació en Francia en 1898 y desde entonces no ha parado su producción de automóviles con alta tecnología e innovación de procesos.

Macron destinará 8.000 millones de euros en su Plan Nacional, dando prioridad a las plantas francesas de la compañía Renault y del conocido grupo automovilístico PSA, con el objetivo de liderar la producción de vehículos eléctricos en toda Europa, con un alcance de 1 millón de ejemplares en los próximos cinco años.

La medida también contempla estimular el proyecto con un incentivo comercial para que los ciudadanos que adquieran un vehículo 100 % eléctrico o de hidrógeno, recibirán un bono de 7.000 euros para su compra; y, en el caso de ser una adquisición empresarial, esta ayuda será de 5.000 euros por unidad. Se empleará esta iniciativa si el vehículo cuesta más de 45.000 euros y no se aplicará para los que cuesten más de € 60.000.

FUENTE: Agencia Effective (Quito), mediante boletín y foto con firma de Carolina Ñacato.