El vuelo eterno de don Isauro, padre de Carlos, el autonomista

Don Isauro Intriago Basurto dialogando con su hijo Carlos./ FOTO extraída del perfil de Carlos Intriago Macías en Facebook

El día de hoy alzó vuelo a la eternidad, en la ciudad de Portoviejo (provincia de Manabí, Ecuador), Isauro Inocencio Intriago Basurto, destacado sindicalista, líder comunitario y periodista. Es el padre de Carlos Intriago Macías, periodista, catedrático y, sobre todo, propulsor de la autonomía política de Manabí.

Don Isauro vivió bastante y bien. Era un autodidacta interesado en los asuntos públicos, en particular de aquellos que modelan la vida social e impactan con fuerza en los colectivos menos favorecidos por la prosperidad económica y el desarrollo humano. No por casualidad incursionó en los ámbitos literarios y periodísticos, habiendo tenido la inspiración de las musas para escribir versos conmovedores y comentarios filosos.

Fue un fervoroso líder sindicalista y un líder comunitario comprometido con la reivindicación de las postergadas aspiraciones de los grupos sociales que confiaron en él.

Según la confesión de Carlos, su hijo, don Isauro fue quien le dio a él las primeras clases de periodismo para que se abriera paso en esta actividad profesional que le ha permitido sobresalir en la sociedad manabita, tanto como comunicador formado académicamente, cuanto como catedrático de la especialidad; habiendo alcanzado la titularidad de decano en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (ULEAM), campus matriz en la ciudad de Manta.

Y fue a la sombra de don Isauro que inició y prosperó la ambición autonomista de Carlos, tan arraigada en él que por eso su ya longevo periódico semanal lleva la cabecera de “El Autonomista”, extendida hoy a un sitio web y a los perfiles que mantiene en diversas redes sociales alojadas en Internet.

Nos condolemos por la partida inevitable pero dolorosa de don Isauro, expresándolo como muestra de solidaridad con toda su digna familia y en particular con su hijo Carlos, antiguo y dilecto amigo del director de REVISTA DE MANABÍ.