Practicar con el ejemplo, lo moral en pandemia de coronavirus

El alcalde de Manta, el vicealcalde, y todos sus acompañantes, aparecen en la foto desprovistos de mascarilla y sin guardar el distanciamiento social, en uno de los actos de la reciente elección de Miss Ecuador./ FOTO enviada por David Ramírez

David Ramírez*

El alcalde no puede exigir a los ciudadanos de Manta cumplir las normas, si él mismo no practica con el ejemplo. La pandemia se combate con mascarillas y distanciamiento social; y, además, con calidad moral. ¡Con la verdad!

Desde este domingo entran en vigencia una serie de medidas dispuestas por el COE cantonal para frenar el virus SARS-CoV-2 que produce la COVID-19, letal enfermedad que indiscriminadamente está asolando a la humanidad.

El repunte en mayor o menor grado es evidente en varias regiones del mundo. En Ecuador se puede estimar que no ha alcanzado la virulencia que ha desarrollado en Europa, pero con esa experiencia el país, y Manta en este caso, debe prepararse para la contingencia.

Está probado que, donde los líderes muestran alto sentido de compromiso, han logrado guiar y generar “corresponsabilidad” en la población. Un líder auténtico es el que guía a su pueblo a salir del caos, no lo contrario. Recordamos que en la peor tormenta se reconoce al mejor capitán, aquel que es capaz de llevar a puerto seguro a su barco…

Es la hora de avanzar en una sola dirección. Los mantenses saben que es hora de hacer renunciamientos para contener la pandemia. Los líderes de Manta deben ser coherentes con la emergencia; no es el momento de festejos. La hora de las frivolidades será, acaso, cuando la crisis se haya superado.

Manta exige de sus funcionarios decencia; pero estos, hasta ahora, han hecho muy poco para honrar la confianza que depositaron en ellos sus mandantes.

* David Ramírez, periodista manabita que vive en los Estados Unidos, es editor de El Diario en la ciudad de Nueva York. Ocasionalmente colabora con artículos de su autoría para que sean vistos por los lectores de REVISTA DE MANABÍ.