Ecuador exporta a Europa el aceite comestible usado

De izquierda a derecha: Bessel Pieper, gerente general, y Ana Vega, presidenta de Arc & Pieper, S.A.; Guillermo Farfán, jefe de Mercadeo de Servei; Hebert Molero, jefe de planta en Durán de A& PSA. FOTO: Servei / LLYC

Dos empresas privadas ecuatorianas han unido sus respectivos recursos a fin de aprovechar el aceite comestible usado en hoteles, restaurantes y servicios de catering, exportándolo a Europa para su conversión en biodiesel.

Esas empresas, Arc & Pieper y Servei de La Fabril (Montecristi, provincia de Manabí), suscribieron una alianza estratégica que busca duplicar la meta de recolección de aceite usado para cocinar, hasta 140 toneladas por mes.

Para el efecto, ARC abrió recientemente una bodega de acopio en el Parque Industrial de Durán, provincia del Guayas, a través de la cual amplía su cobertura recolectora hacia las ciudades Guayaquil, Machala, Babahoyo, Riobamba, Azogues, Cuenca, Guaranda, Loja y sus respectivas zonas aledañas, así como a todo el territorio de las provincias Manabí y Santa Elena.

Por su parte, Servei impulsará su programa de reciclaje de este residuo para sus clientes en las ciudades y provincias mencionadas, de la mano de su gestor ambiental ARC.

A esta fecha, ARC recolecta un promedio de 70 toneladas al mes en su bodega ubicada estratégicamente en Quito, que cubre la zona norte del país. Con la nueva instalación, en Durán, se espera duplicar ese volumen con 72 toneladas más por mes, llegando a ciudades de la zona sur. El 70 % corresponderá a negocios del sector Hoteles, Restaurantes y Catering (HORECA), clientes de Servei, quienes aportarían para esa meta en un plazo de dos meses.

Esta apuesta de negocio de las dos empresas citadas, se basa en sensibilizar y educar a los dueños y administradores de establecimientos Horeca, para que mejoren sus prácticas de consumo y gestión sostenible de residuos. De paso, también es una iniciativa para ayudar a la reactivación de los negocios que se vieron afectados por la pandemia de la COVID-19, puesto que a cambio de la entrega de los litros de aceite usado en sus cocinas, el propietario de un establecimiento obtiene una compensación monetaria o un producto de La Fabril sin ningún costo.

Servei tiene planificado potenciar su plan de asesorías técnicas sobre buenas prácticas de manufactura y sostenibilidad ambiental, para sus actuales y potenciales clientes en ciudades del sur del país, de la mano de su equipo técnico y el de su aliado ARC. Esta acción forma parte de los variados programas de capacitación que Servei ofrece de manera gratuita.

En tanto que ARC enfoca su trabajo hacia la protección ambiental y el crecimiento de la empleabilidad, además de generar el ingreso de más divisas al país con la exportación a Europa del aceite usado, para que allá se use como materia prima en la producción de biodiesel.

De esta manera, Servei y ARC aprovechan una nueva oportunidad para hacer negocios y contribuir desde la iniciativa de la empresa privada al modelo de economía circular que Ecuador impulsa. Lo cual se traduce en beneficios ambientales al evitar la contaminación del agua; ahorro económico municipal en el costo de tratamiento de aguas residuales, pues con menos aceite usado deslizándose dentro de los tubos se evita el taponamiento de las alcantarillas y sistemas de desagües; disminuye la propagación de plagas, como ratas o cucarachas que se alimentan de este desecho. En términos de salud pública, el beneficio visible es asegurarse de que este residuo óleo no termine en el mercado negro, donde es mal utilizado.

FUENTE: Comunicado y foto con firma de Servei (La Fabril). Remitidos a REVISTA DE MANABÍ mediante la agencia de comunicaciones Llorente y Cuenca (LLYC), oficina en Quito, con firma de Andrea Grijalva.