La actual administración del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), encabezada por su presidente Francisco Cepeda, proclama que tiene una firme decisión de actuar con transparencia y contra la corrupción, para fortalecer la gestión administrativa de la institución y obtener resultados concretos.

Basada en ese propósito acaba de anunciar que, de los primeros cinco casos de corrupción denunciados en este mes de noviembre, tres ya fueron asignados a las unidades de la Fiscalía General del Estado especializadas en investigación, y se encuentran en etapa previa.

El primer caso se refiere a un presunto delito de peculado en la provincia de Azuay. El segundo fue denunciado en Guayas, específicamente en el Hospital Teodoro Maldonado Carbo, donde presuntamente se cometió el delito de intimidación a una funcionaria por parte de personas externas a la institución, para la firma de un contrato. Finalmente, el tercer caso de corrupción se presentó en Pichincha, contra un prestador de servicios funerarios.

La investigación alcanza un caso en Manabí

A propósito de los casos indicados, el IESS anunció que continuará pendiente del avance de los otros dos casos denunciados, uno en Tungurahua y otro en Manabí, pues considera prioritario que se continúe con las investigaciones de estas y todas las denuncias que provengan de la ciudadanía, como un mecanismo para velar por los recursos y derechos de los asegurados.

En esa misma línea, al interior del IESS se trabaja en la reactivación del Comité de Ética, que se encargará de receptar y dar seguimiento a denuncias de presuntas irregularidades. Y es que, según su actual presidente, la lucha contra la corrupción es una tarea de todos quienes conforman esa entidad.

FUENTE: Comunicado y foto del IESS (Quito, Ecuador), remitidos por intermedio de Tatiana Vera Arteaga, comunicadora pública para la Dirección Provincial de esa institución en Portoviejo, provincia de Manabí.