En la orilla del mar, en un sitio equidistante de Manta y San Mateo, la Policía Nacional incautó más de una tonelada del alucinógeno.