Pedro Pablo Jijón Ochoa (Guayaquil) hace esta vez un relato edulcorado sobre el acto de herrar (marcar) al ganado vacuno, fantaseando al mismo tiempo con un futuro de prosperidad inmediata para las actividades agropecuarias del Ecuador.