La Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM), responsable de los servicios de agua potable y alcantarillado del cantón, ha pedido a la Fiscalía que investigue los daños causados en instalaciones que suministran el agua para los usuarios de la zona rural, porque al parecer hay un causante intencional identificado, pero cuyos nombres no se han revelado públicamente.

Según la EPAM, lo infligido es premeditado y criminal a juzgar por lo que se ha hecho y sus consecuencias. Primeramente se agujereó con machete un pedazo del acueducto que abastece a los usuarios rurales; luego se vertió diésel por ese agujero para contaminar el agua; y, por último, el mismo autor ha destrozado una parte del cerco perimetral de alambre de púas que protege al gran tanque metálico donde se reserva el líquido antes de la distribución.

La respuesta de la Fiscalía se concretó en la mañana del jueves 23 de febrero. El fiscal Pedro Pihuave y un perito designado, acompañados por representantes de la EPAM,  realizaron la inspección in situ a los daños ocasionados en el predio donde se ubica uno de los tanques de reserva  que abastece a toda la zona rural y cuyo autor material está plenamente identificado.

La Fiscalía realizó esta acción como parte de su indagación para determinar el nivel de responsabilidad de la persona acusada por la EPAM de destruir parte del cerco perimetral (estacas, alambres y puertas), así como daños en la tubería de conducción de agua que fue cortada con un machete, aseguró el abogado Luis Plúa, director jurídico de la empresa.

Tras el análisis de las evidencias la Fiscalía emitirá su informe, que la EPAM espera con el fin de continuar la acción legal para que el autor de este irracional hecho pague los costos de los daños que ocasionó a la infraestructura, añadió Plúa.

Cabe recordar que además de los daños antes señalados, el sistema de distribución sufrió un atentado mayor cuando se presume que el mismo sujeto  vertió diésel en la tubería  que conduce el agua a todo el sector rural, atentando contra la vida de sus moradores, quienes por esta situación estuvieron sin el líquido vital durante varias semanas, hasta que la EPAM logró desalojar el hidrocarburo y limpiar el acueducto.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social de la EPAM, mediante boletín informativo y fotos con firma de su director, periodista Pedro Clotario Cedeño.- MANTA, 26 de febrero de 2017.