Con la presencia en Manta de Mr. Books, en Mall del Pacífico, se anima el mundillo literario de la provincia de Manabí. El próximo jueves 20 de julio, desde las 18h00, allí estará el escritor Carlos Arcos Cabrera para presentar al público su más reciente obra: “El hombre-pez y las tablillas de la memoria”, historia de una antigua cultura que floreció en Jama y cuyo eje social era el comercio del caracol y la concha spondylus.

Antes de siquiera hojear el libro de 120 páginas, los concurrentes a este acto encontrarán algunas pistas de cómo se desarrolla la trama de la historia, escuchando allí mismo una plática coloquial entre el autor y los intelectuales manabitas Libertad Regalado (investigadora-escritora) y Nixon García (director teatral).

Acerca de la obra

Dos premios Joaquín Gallegos Lara, otorgados por el Municipio de Quito, consagraron a Carlos Arcos Cabrera entre los autores claves de la literatura ecuatoriana contemporánea. A partir de 2013, este escritor quiteño incursionó en la literatura juvenil con Memorias de Andrés Chiliquinga y  Para guardarlo en secreto, ambas obras reconocidas con menciones de honor del Premio Nacional Jorge Icaza y Premio Nacional Darío Guevara Mayorga, respectivamente.

Santillana y Loqueleo, su sello editorial de literatura infantil y juvenil, presentan la más reciente novela juvenil de Carlos Arcos Cabrera: “El hombre-pez y las tablillas de la memoria”. Si bien el relato comienza con el nacimiento de un bebé que parece pez y que se salva de ser sacrificado, “El hombre-pez y las tablillas de la memoria” es la historia de una antigua cultura cuya vida giraba alrededor del comercio del caracol y la concha spondylus.

«En mi imaginación, aquellos son los mitos originarios de la aldea de JAM’, que fueron registrados por los ancestros de Q’, por el mismo Q’ y por el hombre-pez. Para hacerlo, usaron tablillas de barro fresco sobre las que escribían y luego las cocían. Son las tablillas de la memoria», explica el autor.

La historia surgió cuando visitó hace años el museo de Jama, una pequeña población en el norte de Manabí. «Ante mi sorprendida mirada, se desplegaron las estatuillas de hombres navegando y pescando sobre frágiles embarcaciones (…) Era tan viva su representación que los vi deslizarse sobre la brillante superficie del mar mientras sus fuertes brazos hendían el remo. Expresaban una inmovilidad que, paradójicamente, contenía todo movimiento. Cada uno de esos pequeños hombres de arcilla, cada una de las figuras del museo, tenía una historia. Así nació este relato: una ficción sobre hombres y mujeres de una cultura hoy extinta, una cultura admirable de grandes navegantes, de profundos conocedores del mar», recuerda Carlos Arcos.

Dentro del aula, el lugar donde más se comentan las obras de Loqueleo, la novela es una herramienta para analizar la discapacidad desde diversas perspectivas y las características del mito como parte del género narrativo.

“El hombre-pez y las tablillas de la memoria” pertenece a la Serie Azul, diseñada para lectores a partir de los doce años. Esta serie busca afianzar habilidades como la lectura entre líneas y formar lectores que, además de poder transmitir una visión objetiva de lo que leen, comiencen a formarse una opinión personal sobre los temas tratados. Está compuesta por obras que requieren de un lector activo que se interese por las perspectivas sociales y desee comprender mejor su entorno. Incluye un cuaderno de actividades.

El libro fue ilustrado por Paula Terán Ospina (Quito, 1986), una bióloga y artista a la que también le interesan la música, el diseño y la literatura. En su trabajo como ilustradora utiliza lápiz, rapidógrafo, acuarela, marcadores y plastilina. También realiza collages y murales. En “El hombre-pez y las tablillas de la memoria”, sus ilustraciones, hechas en la técnica de falso grabado en blanco y negro, muestran los mitos de la aldea de JAM’.

“El hombre-pez y las tablillas de la memoria” recrea la tensión que provoca el surgimiento de la escritura y de la lectura y el poder que estas tienen sobre la memoria y el olvido. ¿Cuáles son las consecuencias del olvido? ¿Cuál es la maldición que conlleva el recordar todo? Justamente esas reflexiones son las que hacen que esta historia trascienda más allá de sus personajes y plantee un debate muy vigente sobre la preservación de la memoria.

Sobre el autor

Carlos Arcos Cabrera nació en Quito en 1951. Es autor de tres novelas claves de la literatura ecuatoriana contemporánea: Un asunto de familia (1997); Vientos de agosto (2003), ganadora del premio Joaquín Gallegos Lara; y El invitado (2007), con la que obtuvo por segunda ocasión el premio Joaquín Gallegos Lara. Ha escrito varios ensayos sobre literatura, que se han publicado en reconocidas revistas universitarias y culturales.

FUENTE: Reseña de Editorial Santillana – Loqueleo, e invitación de Carlos Arcos Cabrera, remitidas por e-mail.- MANTA, 09 de julio de 2017.
Anuncios