FEDERALISMO

“Propongo retomar la idea de constituir un Estado Federal, con la unión de las provincias del Litoral”

Escrito por: Pedro Pablo Jijón Ochoa*

Reconocer la importancia de la actividad agropecuaria, conocer que es el medio por el cual se ha sostenido en quietud la crisis sanitaria actual, y que gracias a los productores de todas las regiones del país se ha consolidado la soberanía alimentaria. Que, hoy por hoy, el petróleo (principal rubro del Presupuesto General del Estado), con precios muy por debajo de sus costos de producción, tiene valores en negativo. Que este es el escenario actual del Ecuador.

Hay que agregar a ese escenario la crisis moral de la política estatal, concentrada en favorecer económicamente a un grupo minúsculo de la población, y con una agenda sin precedentes por desfavorecer y lesionar a la inmensa mayoría de sectores productivos.

Uno de estos sectores productivos lesionados por la política estatal es el sector agropecuario, por sobremanera el litoralense, que merece histórico respeto por sus logros socio-políticos y económicos, y además merece atención gubernamental para su normal desarrollo.

Lo positivo de la crisis sanitaria actual es que ha desenmascarado la realidad socio-política y económica del país; ha demostrado que la estructura económica actual es equivocada; ha demostrado una política sin liderazgo y que es hora de cambios fundamentales, más por supervivencia de la población que por cálculos políticos.

Recordemos. Desde la época independentista, el montubio a lo largo de todo el Litoral ha sido gestor de importantes sucesos políticos, sociales, económicos, culturales… que han generado bienestar y desarrollo. Por citar unos pocos: Independencia (1809 – 1822), Revolución de los Chihuahuas (1833 – 1834), Revolución de Montecristi (1864), Los Chapulos (1884), etc.

Por el trabajo constante del montubio se ha sostenido la economía con el modelo agroexportador: el denominado “boom” cacaotero (1880 y 1920) que estimuló el desarrollo de la banca y el comercio, luego el “boom” bananero (1950 – 1965), y después en los años posteriores, y hasta la actualidad, el “boom” camaronero.

Luego de sus históricas luchas sociales, políticas, económicas, culturales… en la Constitución Política del Ecuador es reconocido como pueblo (artículos 56 y 59). La Constitución también permite la libre organización. Según el Censo de Población y Vivienda, constituye el 7.5 % de la población del Ecuador (cifras INEC 2010). Pero este pueblo adolece del abandono gubernamental, de la falacia de las condiciones de mercado, y el abuso de monopolios industriales.

Por todo lo arriba expuesto, el Pueblo Montubio tiene todas las condiciones -tanto política, económica, social, cultural- para ya no depender de un Estado centralista. Propongo retomar la idea de constituir un Estado Federal, con la unión de las provincias del Litoral, donde las materias primas agrícolas tengan su justo precio, se incentive la agroindustria asociativa, tenga fundamentos de economía popular solidaria, se impulse de manera agresiva el emprendimiento y tenga la capacidad de exportación de los productos que se producen en esta región.

Solo así lograremos desarrollo, respetabilidad, equidad y paz.

* Ingeniero comercial, director ejecutivo de ASESORAP (Asesoría a Organizaciones Agrícolas Productivas): asesorapecuador@gmail.com, Guayaquil. FOTO: Autoría de P.P.J.O.