El sistema hidrosanitario que sirve a la zona poblada próxima a la Playa El Murciélago, en la ciudad de Manta, es defectuosa y permite filtraciones indeseadas. Desde hace algunos años se ha procurado corregir el defecto, pero sin éxito aparente. Ahora lo intenta la nueva Administración municipal, complementando el Plan Hidrosanitario original.

Se hacen unas cuantas obras de ingeniería que ya llevan un 60 % de avance. Es el proyecto de recepción y bombeo de aguas servidas de los barrios Umiña y Perpetuo Socorro, al noroccidente de la urbe.

Los trabajos, que se ejecutan de forma simultánea, están divididos en tres fases:

La primera consiste en la construcción de siete micros estaciones recolectoras ubicadas al finalizar la Avenida 35 y en las calles 30, 29, 28 y 25 (Barrio Perpetuo Socorro). También en la Urbanización Pedro Balda del Barrio Umiña, en la cual al momento se realiza la fundición del cárcamo (cámara) donde irá la bomba sumergible que recolectará las aguas servidas del sector. La profundidad de las estaciones será de 4.5 metros, su ancho de 2 m y su largo de 1.40 m.

La segunda fase estipula la reubicación de la Estación de Bombeo Umiña, situada desde hace 16 años en la Playa El Murciélago, hoy se construye en lugar próximo a la antigua Escuela de Pesca, por encima del nivel del mar para impedir filtraciones directas a la playa. La nueva estación receptará las aguas servidas de seis micros estaciones y las evacuará en las lagunas de oxidación de San Juan, al sur. La microestación en Perpetuo Socorro bombeará su contenido al colector del cementerio general para continuar su evacuación normal.

Así va la construcción de las micros estaciones recolectoras de aguas servidas en los barrios Umiña y Perpetuo Socorro de Manta.

Por último, la ya concluida tercera fase que abarca una línea de impulsión de 3.1 kilómetros, conducirá las aguas desde la nueva Estación Umiña al pozo ubicado en la vía que conduce a la urbanización Ciudad del Sol.

El objetivo de reubicar la Estación Umiña y construir micros estaciones, es facilitar la circulación de las descargas domiciliarias con un sistema moderno alejado del mar. Con esto se frenarán los reboses, situación que ha causado una permanente contaminación en la playa durante los últimos años.

La inversión en esta obra es de 2 millones de dólares y entrará en operación a mediados del próximo año 2020. Una vez culminada y puesta en funcionamiento la nueva Estación Umiña, la anterior será demolida y desalojada.

El contenido que reciban las seis micros estaciones será enviado, bajo un proceso de bombeo, al colector de la Avenida Flavio Reyes, para continuar su paso hasta la nueva y moderna Estación Umiña, desde donde seguirá el trayecto estipulado.

Las micros estaciones recolectoras de aguas servidas tienen sistema eléctrico y de ventilación, y bombas de 4 a 5 caballos de fuerza.

FUENTE: Gobierno municipal de Manta, mediante boletín y fotos.