Errores monumentales en nuevo logotipo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol

Infografía publicada originalmente por Diario El Comercio de Quito.

Lo rescatable es que se reconoce a la Silla Mantense como uno de los símbolos más importantes de nuestra nacionalidad

Por David Ramírez*

En el video promocional del nuevo logotipo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), hay dos errores crasos. Los creativos contratados por la FEF debieron primero contrastar o al menos consultar con algún arqueólogo o historiador antes de aventurarse en un proyecto en el que han quedado pésimo, por el desconocimiento total de los antecedentes histórico-culturales en los que supuestamente se basaron para desarrollar el símbolo. 

Primero, establecen que la Silla Mantense es de la Cultura Valdivia, una aseveración de ignorancia monumental. Segundo, la imagen de una indígena tejedora de sombreros, sugiere que el sombrero de toquilla es originario de la Sierra. Si en efecto el sombrero de paja se teje en las provincias del Austro de Ecuador, es importante destacar que el oficio de tejer surge entre los pueblos originarios de la Costa, concretamente en Manabí.

La escritora manabita Libertad Regalado menciona en su obra ‘Las hebras que tejieron nuestra historia’, que en1835 se desarrolla la manufactura del sombrero de paja toquilla en Cuenca y aumentan las relaciones comerciales con Guayaquil. El auge del sombrero provoca la migración de artesanos de Jipijapa y Montecristi a los pueblos de la Sierra, principalmente Azuay. Se arraigó tanto que incluso el Cabildo de Cuenca en 1844 dictó una ordenanza que dispone la enseñanza de la manufactura de sombreros en las escuelas. Los maestros eran tejedores de Montecristi.

Esta es la historia que los manabitas debemos defender y hacer prevalecer ante el concierto nacional, para que no se nos siga viendo como provincianos sin arraigo cultural. Este desaguisado cobra mayor notoriedad de vergüenza cuando el vicepresidente de la FEF, Jaime Estrada Medranda, es precisamente un manabita, de Manta.

Si los manabitas no somos capaces de defender nuestros valores culturales, no esperemos que el liderazgo de las provincias ‘grandes’ lo hagan.

Vea la transformación del logo de la FEF.

El logotipo elegido no solo que tergiversa la historia en desmedro de Manabí porque desconoce que la silla corresponde a la Cultura Manteña y que el sombrero, igualmente, es nuestro. Dos elementos histórico-culturales por los que la Prefectura de Manabí y los GAD municipales de Manta, Montecristi y Portoviejo, e inclusive el de Jipijapa, deberían elevar el reclamo para que se proceda a la inmediata rectificación.

Pero no todo es negativo. Lo rescatable aquí es que se reconoce a la Silla Mantense como uno de los símbolos ancestrales que los ecuatorianos identifican entre los más importantes de nuestras raíces culturales. Y eso debe enorgullecer a los manabitas, aunque la actual Administración del GAD de Manta lo desconozca tozudamente.

La Silla Mantense fue seleccionada como Marca Ciudad desde 2014 y su vigencia debe estar al margen de las veleidades de la administración de turno.

* David Ramírez, es un periodista manabita que usa sombrero. Editor en El Diario de  Nueva York.