Comercio de Tarqui se reacondiciona en zona vecina

La multitud de comerciantes que hasta el día del terremoto del 16 de abril se apiñaban alrededor del Mercado Municipal de Tarqui (Manta, Ecuador), está reacondicionándose en una zona vecina, al otro lado del cauce del río: Prendas de vestir, calzado, talleres varios y enseres de hogar, entre La Poza y los viaductos elevados de la Avenida Jaime Chávez (malecón); mayoristas de víveres y ferreterías, junto al cruce de la Avenida 24 de Mayo y la Avenida de la Cultura; venta y reparación de teléfonos móviles, en La Bahía (Calle 7 y Avenida 24 de Mayo). Las legumbres y los cárnicos no cruzaron el río, armaron su mercadillo en la cuadra siguiente a la del antiguo cuartel policial, en el inicio de la Avenida 4 de Noviembre.

La necesidad de cada uno de esos grupos obligará a que junto a ellos operen restaurantes, refresquerías y otros servicios como peluquerías, lustrabotas, farmacias, consultorios médicos, transporte en taxi y triciclos, etc.

Viéndolo en perspectiva, el espacio escogido por los cuatro grupos de comerciantes para su reubicación semeja un romboide dentro del cual cada grupo ocupa un ángulo, quedando equidistantes entre sí a una distancia aproximada de 300 metros lineales, con el río separando el ángulo que ocupan las legumbres y cárnicos, mientras las autovías elevadas separan diagonalmente a los mayoristas y La Bahía de los artículos de bazar.

Esa ubicación se prevé temporal, hasta que la reconstrucción determine adónde irá toda la enorme cantidad de pequeños y medianos negocios que conforman esos grupos, aparte de otros que individualmente hoy tratan de reubicarse en distintos lugares de la ciudad, entre estos el zócalo comercial de la Parroquia Los Esteros. Debido a esto las estructuras de almacenamiento y exhibición levantadas para esta reubicación son muy precarias y estrechas, por lo que requieren custodio policial durante las 24 horas del día.

Los cuatro grupos satisfarán las necesidades básicas de los consumidores pertenecientes a los segmentos medio y bajo de la economía cantonal, como lo hacían en Tarqui (Zona Cero del desastre en Manta). Por eso mantienen el conglomerado reunido, aunque temporalmente sus clientes deban caminar un poco más para encontrar toda la oferta.

Ahora bien. La zona es desde hace mucho tiempo un cuello de botella para el tránsito vehicular y se estrechará más con esos mercadillos improvisados. Las autoridades competentes tendrán que extremar la organización y control de la vialidad en ese lugar, sobre todo para asegurar la integridad física de los compradores que circulen a pie de un mercadillo a otro. La tarea de las autoridades de higiene no es menor y tampoco la de quienes corren a cargo de la seguridad.

Este día, sin embargo, el GAD cantonal de Manta informó que sigue adelante la adecuación de dos áreas de terreno diferentes para el reasentamiento provisional de los comerciantes aludidos, uno junto al edificio donde funciona la Agencia Municipal de Tránsito, a un lado de la Vía Puerto – Aeropuerto al noreste de la ciudad; y, el otro, junto al conjunto de edificaciones Tohallí de la Liga Deportiva Cantonal, a un lado de la Vía Manta – San Mateo, en el sur.

MANTA, 03 de mayo de 2016.