La nueva Administración, en funciones, de la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM) comenzó echando un portazo a los usuarios con deudas vencidas, y sobre todo a los que fallecieron sin pagar; presionando a los primeros con amenaza de juicios coactivos, además de la suspensión del servicio, y a los deudos de los segundos conminándolos a pagar so pena de coactivarlos también.

Pero parece que las críticas públicas, particularmente las hechas en redes sociales de Internet, le han movido a rectificar algo de su conducta arrogante inicial y asumir, más bien, una postura conciliadora y amigable.

Eso se infiere después del acto de hoy, miércoles 20 de noviembre del 2019, al anunciar su campaña de acercamiento social “Manos de Cambio”, que procura brindar ayuda a sus deudores que se encuentran en situación de vulnerabilidad o imposibilitados de pagar en este momento, además de articular ese apoyo con entidades de beneficencia social que pueden ampliarlo y mejorarlo. 

La prueba es el caso de Plutarco Cedeño, quien ha perdido el 91 % de su movilidad, producto de un derrame cerebral. Hoy es uno de los 17 primeros beneficiados con la iniciativa. La EPAM le ayudó reajustando la deuda del usuario en un 81 %, de un total de más de 6 mil dólares.

Plutarco, quien antes se dedicaba al comercio de pescado, también sufre problemas cardíacos, asma, artrosis e insuficiencia renal. Vive postrado en una cama en su humilde y muy precaria vivienda.

El procedimiento que sigue “Manos de Cambio” inicia con estudios socioeconómicos que la EPAM realiza sobre la situación de aquellos usuarios que por mal estado de salud, discapacidad o situación económica no han podido cancelar sus planillas de consumo de agua potable a lo largo de varios años. Cada uno de los casos es analizado y procesado legalmente.

Pero la ayuda de la EPAM no termina allí. “Manos de Cambio” continúa cuando la EPAM traslada su estudio socioeconómico a entidades de ayuda social, como por ejemplo el Patronato municipal de Manta, que ya asistió con ayuda técnica a Plutarco.

Luego ese mismo estudio se traslada al Consejo Cantonal de Protección de Derechos y a otras instituciones, para lograr una asistencia completa hacia los beneficiarios.

“Con esta campaña estamos demostrando a Manta que no solo podemos ser una empresa que presta un servicio básico, sino que también nos interesa la condición de vida del ciudadano”, señaló el gerente general de EPAM, Ángel Moreira.

FUENTE: Epam (Manta), mediante boletín y foto con firma de Gabriel Pazmiño, gerente de Comunicación.