Dos expertos de Harrisburg University vaticinan que la cirugía robótica, las tecnologías basadas en análisis de datos, y la detección rápida de enfermedades virales, son algunas de las tendencias en ciencia, tecnología e innovación que avanzarán durante el 2022 dentro del sector de la salud en el Ecuador.

Advierten, sin embargo, que aunque los avances tecnológicos en el sector de la salud se aceleraron debido a la pandemia, en nuestro país estas innovaciones enfrentan un reto importante relacionado con las brechas digitales.

De acuerdo con datos de la consultora Mentinno, en el país hay un promedio de 80,1 % usuarios con acceso a Internet; es decir 14,25 millones de personas, de las cuales 14 millones accede a redes sociales, principalmente desde dispositivos móviles.

Sin embargo, se estima que existen 2,2 millones de personas, entre 15 a 49 años de edad, que están dentro del “analfabetismo digital” y no disponen de celulares activados, ni han utilizado computadora ni internet en los últimos 12 meses.

Pese a este panorama, las innovaciones tecnológicas basadas en la informática crecen a un ritmo frenético, buscando disminuir las brechas de acceso a la salud, como lo revelan las tendencias de los últimos años que podrían afianzarse en el 2022. He aquí algunas de ellas:

Cirugía quirúrgica robótica vía streaming: es una efectiva técnica, utilizada de forma remota, para llevar a cabo procedimientos mínimamente invasivos. Le permite al médico llegar a lugares y a pacientes que antes no tenían esa oportunidad.

Esta tendencia, que continúa en evolución, ofrece a los cirujanos una visión en 3D para abordar casos de alta complejidad, mejorar resultados clínicos para los pacientes y reducir las complicaciones y estadías hospitalarias.

La técnica permite cirugías aplicables en especialidades de urología, ginecología, tórax, cardiovascular, cabeza y cuello.

Desarrollo de tecnologías basadas en análisis de datos: esta es una opción para simular la realidad y mejorar la toma de decisiones en el sistema de salud. Una alternativa que podría ser la indicada para aplicar en Ecuador.

FOTO: Harrisburg University / Effective

Si se ampliara en el país el sistema de simulación a partir del análisis de datos, se crearían escenarios alternativos para medir cambios en la situación de salud a partir de factores de riesgo y se crearían políticas públicas más asertivas. 

El reto está en estandarizar los datos donde se incluyan de manera íntegra los demográficos, y evitar fugas de información. La analítica de datos es sumamente necesaria para los sistemas de salud. Sin el impulso de las herramientas tecnológicas para los registros médicos electrónicos, no tendríamos los datos para analizar. El sector de la salud necesita más formación en este ámbito, especialmente en informática sanitaria”, confirma Michael L. Seavers, director del programa de informática sanitaria de Harrisburg University.

Detectar rápidamente enfermedades virales es una tendencia impuesta tras la pandemia de la COVID-19. También se ha trabajado en mejorar protocolos de ventilación para pacientes con pulmones rígidos y procesos de verificación de la eficacia de las mascarillas para prevenir la propagación del virus respiratorio. Igual que en el desarrollo de investigaciones para mejores técnicas de vacunación.

El término telemedicina no es ajeno a Ecuador. Se le conoce desde hace más de una década, pero no se ha desarrollado completamente. Aunque, de acuerdo al Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Mintel), el Plan de la Sociedad de la Información y del Conocimiento 2018-2021 contempla a la telemedicina como una de las nuevas formas de ejercer la medicina e insiste que sea de inmediata aplicación social, abriendo campo para que esta se instaure formalmente, lo cual no se ha logrado hasta el momento.

Quizá la forma más cercana de telemedicina que se experimenta en Ecuador, hoy en día, es el agendamiento de citas en línea para los servicios de medicina del IESS (Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social), donde el usuario accede a los planteles aliados a la institución para requerir la atención deseada y acudir únicamente a la cita. Una situación que también se contempla en los hospitales privados.

Se cree que con la implementación de nuevos proyectos de Gobierno y la transformación tecnológica que avanza a pasos mayores, la telemedicina será parte de la vida cotidiana del Ecuador y otros países de América Latina, donde continúan las brechas digitales y donde la telemedicina y otros canales remotos tienen el reto de ampliar la atención a pesar de la distancia, ruralidad, y otro tipo de condiciones que limitan el acceso.

Hay varios retos para asumir en el sector; entre esos: mejorar la cobertura de banda ancha en las zonas rurales, la educación de los pacientes y los proveedores sobre el papel de la informática en la prestación de asistencia sanitaria”, agrega el Dr. Glenn Mitchell, vicerrector de eficacia institucional, director del programa de doctorado ISEM de Harrisburg University.

Fortalecer la integración regional más allá de lo nacional a través de la ciencia, tecnología e innovación, es una de las grandes lecciones que deja la pandemia al sector de la salud, siendo la academia un actor fundamental para sobrepasar los desafíos sociales y económicos globales.

El tema es explicado con amplitud y detalles en el audio video que sigue a continuación: 

FUENTE: Harrisburg University, mediante boletín y fotos remitidos a través de la Agencia de Relaciones Públicas Effective (Quito, Ecuador), con firma de Eilleen Guerra.

100 años de Manta (1922 – 2022).