Reasentamiento comercial tras el terremoto, un asunto de proporciones mayores

El desplazamiento de miles de minis, pequeños y medianos negocios que hasta el día del terremoto del 16A trabajaban en la que hoy se conoce como la “zona cero” de Tarqui, es un asunto de proporciones mayores que la Administración municipal de Manta trata de mitigar con un reasentamiento provisional de tres años en un área de 4 hectáreas ubicadas junto al cruce de las avenidas de la Cultura y 24 de Mayo, entre la zona devastada de Tarqui y la terminal terrestre interprovincial.

Es un lugar que durante muchos años ha estado sin uso, al que se suma el lote de terreno donde se levantaba el Hospital del IESS colapsado. Todo el espacio tiene forma de un rectángulo limitado en sus lados más largos por la Avenida de la Cultura y el Barrio 8 de Enero; y, en los lados más cortos, por las instalaciones del Patronato municipal y la Avenida 24 de Mayo que comunica al terminal terrestre con la “zona cero” de Tarqui.

Un pedazo del terreno es propiedad municipal, otro pertenece al grupo empresarial que dirige Álvaro Noboa Pontón y otro más corresponde al IESS.

Un total de 1.600 negocios tendrán lugar en ese recinto y son los que hoy trabajan en condiciones muy precarias en La Poza y al inicio de la Avenida 4 de Noviembre. El sitio dispondrá de los servicios básicos de energía eléctrica, telecomunicaciones, agua potable, alcantarillado, baterías higiénicas, guardería, sala de reuniones y un estacionamiento para 200 vehículos. Contará además con áreas de abastecimiento.

Todos los negocios se agruparán por ramas de productos y servicios (alimentos perecibles, alimentos industrializados, ropas, calzados, electrodomésticos, artesanías, comedores, refresquerías y servicios varios). Los negocios mayoristas ocuparán el tramo que forma esquina en el cruce de las avenidas de la Cultura y 24 de Mayo.

Las vías internas principales del recinto y la calle que lo separa del Barrio 8 de Enero serán asfaltadas.

Cuántos son por ramas de productos y servicios

Un censo municipal revela que los comerciantes y profesionales minoristas de Tarqui se agrupan en 31 asociaciones por rama: los que venden ropa suman 303; las ventas de zapatos 80; artículos varios 122; gabinetes-peluquerías 27, triciclos 44; entre otros, como relojerías, floristerías, farmacias, productos naturales, papelería-librería, venta de hielo, periódicos-lotería, sastrería, imprenta, radiotécnicos, venta de teléfonos, tintorería, zapateros y hasta estibadores.

Otros grupos están conformados por vendedores de frutas y verduras, que suman 266; vendedores de mariscos 121; abarrotes 63; carnes y embutidos 51; refrescos y bebidas 26; comida 73; y muchos más, como productos al por mayor, venta de pollo, quesos y lácteos, plátanos, frituras, dulces, huevos de codorniz, cafetería-bocaditos, animales vivos, chiflerías, etc.

Pero ese censo toma en cuenta únicamente a los negocios que operaban dentro del Mercado Municipal y en las calles adyacentes. Excluye a los negocios mayoristas, así como a los negocios formales que funcionaban en locales establecidos y han debido desplazarse a diferentes sitios de Manta y cantones aledaños.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social del GAD cantonal de Manta, mediante boletín informativo y fotos con firma de su directora encargada, Analía Navarrete Loor. MANTA, 09 de junio de 2016.