A casi un mes desde que inició la reconstrucción posterremoto de la infraestructura hidrosanitaria en la “zona cero” de Manta, se ha logrado enterrar unos 4 kilómetros de tuberías, entre las que servirán como alcantarillado y las que transportarán el agua potable. Esto es una mínima parte de los 160 kilómetros de tubos que se enterrarán para reemplazar las viejas redes colapsadas durante el sismo.

El trabajo está a cargo del Consorcio Tarqui, contratado por el Comité de la Reconstrucción a través de la empresa pública Ecuador Estratégico y en coordinación  con el Municipio y la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM). La obra se extenderá hasta la vecina Parroquia Los Esteros.

Moradores de ambas parroquias han hecho costumbre reunirse todos los días sábados, en el Parque El Rosario de Tarqui, donde el alcalde Jorge Zambrano y el gerente de la EPAM les informan de los trabajos, en los que el Gobierno nacional invierte 26 millones de dólares.

El gerente de la EPAM, José Espinoza, indicó que el proyecto incluye 600 hectáreas de renovación integral de redes de agua potable y alcantarillado. “Son más de 160 kilómetros de tuberías que serán remplazadas”, aseguró. “Estos servicios fueron enormemente afectados por el terremoto y también ya habían cumplido su vida útil. La renovación va a atender de mejor manera a la ciudadanía de ambas parroquias”, subrayó.

Unos 45 obreros y varias retroexcavadoras conforman 6 frentes que trabajan actualmente en varios sectores de Tarqui, desde la zona hotelera hasta donde estaba el mercado municipal, así como en el Barrio Buenos Aires, en las calles 109 y 110, según dijo el ingeniero Néstor Herrera, jefe de frentes de trabajo del Consorcio Tarqui.

Herrera añadió que en la próxima semana estarán incrementando otros grupos de trabajo y también indicó que se instalan tuberías PVC terciarias de 175 mm de diámetro para el sistema de alcantarillado, así como cajas de PVC  y paralelamente las acometidas sanitarias a las viviendas.

La tubería para agua potable que se instala va desde 90 hasta 200mm. Tanto las alcantarillas como las tuberías que distribuyen el agua potable absorben movimientos, tolerando inclusive los de la tierra.

¿Qué dicen los moradores?

Henry Briones, del Taller de Ebanistería Briones, dijo estar contento con el avance de la obra y reconoció la gestión del Alcalde en este campo. “Creo que esta Calle 110 es una de las más afectadas por el terremoto y confiamos que también se regenerará ya que está comenzando desde abajo para después poner bonita nuestra calle y todo Tarqui”, expresó el artesano.

El dirigente de Tarqui, José Briones, manifestó que esta es una obra que de una u otra forma será el resultado que anhelan, porque van a tener un buen plan hidrosanitario que va a crear el nuevo renacimiento de Tarqui; porque no se puede crear una sociedad si no se tiene lo más básico e indispensable.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social del GAD cantonal de Manta, mediante boletín informativo y fotos con firma de su director, periodista Antonio Cedeño C.- MANTA, 22 de septiembre de 2016.