Perfil del “Corredor Turístico y Comercial” que Manta regenera

Piense en una línea imaginaria que parte de un punto en el norte y se desplaza recta unos 1.550 metros hacia el sur, aquí dobla en ángulo recto de 90 grados hacia el oeste y avanza unos 1.300 metros más hasta el tercer punto donde vuelve a doblar pero en ángulo obtuso de unos 130 grados hacia el suroeste, para terminar 3 km más allá, aproximadamente. Metros más o metros menos, es la forma de la ruta urbana en la Parroquia Manta que la Administración municipal llama “Gran Corredor Turístico y Comercial” y se encuentra en terapia intensiva sometida a regeneración.

En perspectiva, el corredor nace en el extremo norte de la Calle 13 (empalme con la Avenida 3) y se prolonga hacia el extremo sur de esa calle, que empalma con la Avenida 24 por donde continúa el corredor hasta la Avenida Flavio Reyes y por esta hasta tomar la Avenida Barbasquillo y concluir en el punto donde se halla el edificio La Jolla. Un enlace de vías en la parte más alta de la urbe y ciertamente bordeadas de un enjambre de tiendas diversas, talleres artesanales y tecnológicos, oficinas, bancos, estudios y consultas profesionales, además de hoteles y toda la gama de servicios que complementan la oferta turística de la ciudad.

Aquí se nota la visión de los planificadores municipales que diseñaron el proyecto y que ha dado crédito para que el Banco Mundial otorgue su financiamiento total con 100 millones de dólares norteamericanos. Es lo que cuesta la regeneración completa de esas tres vías, en dos de las cuales trabaja ahora mismo la compañía constructora local Ciudad Rodrigo, más las avenidas 113 y 4 de Noviembre que más adelante recibirán igual tratamiento.

Una vez terminado este trabajo de reconstrucción, el corredor vial debe lucir ordenado y agradable con sus calzadas lisas y bien señalizadas, las aceras a un mismo nivel pero más amplias y con piso de adoquines coloridos, decoradas con jardinería, lámparas de última generación y bancas minimalistas. Los depósitos de basuras estarán bajo tierra, pero sus buzones receptores aparecerán discretamente a vista del público.

Patricio Arias, ingeniero residente en obra, indicó que habrá un intercambiador o redondel distribuidor de tránsito en el cruce de vías más congestionado de la Avenida Barbasquillo y que además se construye un muro de hormigón armado para que la arteria se ensanche a 4 carriles. También se entierra una tubería de 700 milímetros y se construye un colector para recoger las aguas lluvias y servidas que drenaban por el cauce seco de un estero que se extiende paralelo a la avenida.

FUENTES: Dirección de Comunicación Social del GAD cantonal de Manta, mediante boletín informativo y fotos con firma de su director, periodista Antonio Cedeño C.- Archivo de Revista de Manabí.- MANTA, 23 de septiembre de 2016.