Uno de los problemas sanitarios de la ciudad de Manta que nunca se resuelve: el agua de cloaca que emerge a la superficie y se esparce en las calles. Agravado recientemente por las torrenciales lluvias de temporada y el uso anticipado del alcantarillado en construcción, causa enormes molestias y dificultades a los moradores de la Parroquia Los Esteros, poniendo a prueba la capacidad de respuesta de la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM) y de la Administración municipal.

Justo hoy la EPAM ha divulgado un comunicado en el que explica la situación y anuncia medidas paliativas. Dice que algunos usuarios del servicio de alcantarillado público se han conectado anticipadamente, sin autorización, a la nueva red en construcción, sumándose a ello un posible exceso de aguas industriales. Todo esto hizo que las alcantarillas colapsen y el agua sucia se desborde en ciertas calles de Los Esteros.

Ante esa emergencia, agrega la EPAM, en conjunto con la Alcaldía movilizaron máquinas y personal para detener los reboses en la zona más baja de Los Esteros (Av. 102, alrededor del parque recreativo). Y paralelo a ello continúan los trabajos de reconstrucción del nuevo sistema sanitario a cargo del Comité de Reconstrucción del Gobierno nacional, obra que solucionaría de raíz el problema en esta parroquia.

Alcantarillas sobrecargadas

César Delgado, director de la Gestión Técnica de la EPAM, informó que la entidad está monitoreando las descargas industriales que pudieran incidir en los problemas presentados, acotando que también se coordina con el Consorcio Tarqui -que hace la reconstrucción- para detectar otras fuentes de descarga clandestina de agua sucia.

Carlos Villón, del Consorcio Aguas del Pacífico, entidad que fiscaliza los trabajos de la reconstrucción, señaló que en algunas redes terciarias del alcantarillado han detectado conexiones prematuras instaladas por los moradores y eso contribuye a provocar los reboses de aguas servidas. Advirtió que la nueva red en construcción (colectores y terciarias) todavía no está terminada y por tanto no puede ser utilizada.

Soluciones paliativas

Por su parte, Luis Mórtola, superintendente de obra del Consorcio Tarqui, dijo que se realizan tareas paliativas, pero la solución definitiva se reflejará con la obra terminada. El avance actual es del 35% y, de acuerdo con el plazo contractual, entrará a operar en diciembre.

Según la EPAM, para fortalecer las tareas contra la contaminación ambiental se repotenciará la estación de bombeo de Los Esteros (ampliando su capacidad de captación e impulsión con bombas nuevas). A esto se suma la construcción de la nueva línea de impulsión desde el Barrio Miraflores hasta las lagunas de oxigenación, incorporando 2 nuevas bombas.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social de la EPAM, mediante boletín informativo y fotos con firma de su director, periodista Pedro Clotario Cedeño.- MANTA, 08 de abril de 2017.