Esta es la razón por la que se construye un acueducto subterráneo de 15 km dentro de la ciudad, obra incluida en la regeneración de las avenidas 4 de Noviembre y 113 (par vial). El ducto se extiende paralelo a la carretera Montecristi-Manta, desde la antigua Estación Azúa (Colorado) hasta la bifurcación (la Y) de la vía en aquellas dos avenidas; y desde aquí se divide en dos ramales, uno por la Avenida 113 hasta Tarqui y otro por la Avenida 4 de Noviembre, con derivación a la Parroquia Eloy Alfaro.