El desabastecimiento de agua potable en la provincia de Manabí se torna cada día más dificultoso y Montecristi no es ajeno a este gran problema. Desde hace algunas semanas padece las secuelas del terrible invierno que viene azotando a la provincia y al cantón, con la deficiente entrega  de agua debido a la paralización de las bombas de impulsión que no pueden ejercer su trabajo por la turbiedad de los ríos de donde captan el líquido y por las palizadas que flotan sobre ellos.

Desde el viernes anterior, un camión municipal de Montecristi, equipado con bomba y sifón, trabaja en la toma de agua situada en Caza Lagarto, Cantón Santa Ana, ayudando a limpiar los dos cárcamos dentro de los cuales funcionan las bombas, porque acumulan gran cantidad de sedimentación a raíz del ingreso de arena y lodo que no permiten el funcionamiento correcto de esas máquinas.

Un técnico de apellido Mora, que sirve a la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM), manifestó que en esas condiciones es muy arriesgado poner a funcionar las bombas, porque no trabajarían bien y además corren el peligro de quemar sus cuchillas y que los rulimanes se desgranen, siendo muy complicado arreglarlas porque el  costo del arreglo es elevado, además de que no hay técnicos en Manabí que realicen estas reparaciones.

Por otro lado, el alcalde de Montecristi, Ricardo Quijije, desde hace dos semanas ha dispuesto que se traslade una cuadrilla de personal hasta esa estación de bombeo, para que junto a la maquinaria realicen el trabajo de limpieza de este lugar para que las bombas puedan abastecer de agua al cantón.

El carro sifonero trabaja incansablemente en Caza Lagarto hasta que los tanques de almacenamiento de agua cruda queden completamente limpios. Y, luego, a esperar la gracia divina para que no haya más inundaciones y poder regular la entrada de agua a las plantas potabilizadoras: una en Cerro Guayabal que distribuye a Estancia Las Palmas, Cerro Guayabal, La Pila y Las Lagunas; y, la otra, en el sector Los Mangos de la cabecera cantonal de Montecristi.

Se conoció que si la cuadrilla municipal y el sifonero terminaban su trabajo esta tarde, hoy mismo, en horas de la noche, se estaría recibiendo agua en las plantas potabilizadoras y poco a poco se normalizaría la entrega a los consumidores.

El alcalde Quijije ha pedido la comprensión a sus mandantes, para que conserven la calma y aunque sea con el pequeño flujo inicial puedan abastecerse de agua. Además informa que se está haciendo todo lo humanamente posible para que se puedan aliviar los problemas de desabastecimiento de agua en el cantón.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social del GAD municipal de Montecristi, mediante boletín informativo y fotos con firma de su directora, periodista Sofía Paredes.- MANTA, 17 de abril de 2017.