Carla Bresciani, la muralista guayaquileña que plasma e inspira el cuidado ambiental

Carla Bresciani posa con una de sus últimas obras./Foto: Carla Bresciani.

Samantha Jijón Gagliardo/Guayaquil/ @SamiGagli

Hay sectores que cobran vida gracias a la iniciativa y esfuerzo de los artistas nacionales, que animan a las personas a visitar estos lugares llenos de color, para fotografiar y admirar el talento local, logrando así despertar en los guayaquileños el interés por el arte urbano. 

Carla Bresciani, una de las referentes del muralismo ecuatoriano y guayaquileño, es parte de estos grandes artistas que trabajan por una ciudad más cultural. De padre arquitecto y madre chef, desde niña Carla estuvo rodeada de actividades artísticas, como la danza y la música.

Con un estilo de surrealismo pop, el arte de Carla se lo encuentra en algunas ciudades de Ecuador, Perú, Chile y México. Ella descubrió el mundo del muralismo hace cinco años, pero hace casi dos años que se dedica a él 100 %. La artista guayaquileña disfruta mucho pintar murales, porque le parece muy dinámico y divertido, pues ella no es mucho de permanecer sentada creando. “Me parece que es un medio idóneo para poder comunicar muchas cosas; es una herramienta muy útil”. 

Un logro de complementariedad./Foto: Carla Bresciani.

El trabajo de Carla actualmente está enfocado a la conservación de los ecosistemas y el cuidado ambiental; desea que su arte pueda generar conciencia en la gente. Su principal fuente de inspiración es el cuidado de la naturaleza y el empoderamiento femenino. “El querer que la gente cuide nuestra naturaleza y que las mujeres tengan fuerza y salgan a la calle, que quieran comenzar a empoderarse, a estar más seguras de ellas mismas… Eso es lo que hace que me den ganas de salir a pintar.” 

Recreación de la Cultura Valdivia./Foto: Carla Bresciani.

El muralismo poco a poco está comenzando a valorarse en Ecuador, aunque Carla cree que es una actividad que se está poniendo cada vez más de moda; también expresa que falta mucha enseñanza. “La gente debe aprender qué es un muro; no es pintar por pintar. Un poquito más de educación nos hace falta, pero es poco a poco. El primer paso ya se está dando, que la gente comience a apreciar más el arte urbano”. 

Cuando observamos un mural, pocas veces pensamos en los retos que se les pueden presentar a los artistas. Más que el ajetreo o el momento de creación, para Carla el mayor reto es encontrar la pared, pues hay mucha ignorancia en el tema. Las personas piensan que el arte urbano es algo malo y suelen molestarse o amenazar con llamar a la policía, cuando ven que está pintando un nuevo mural. Por eso Carla opina que se deberían realizar campañas de educación artística para la sociedad. 

Sobran más palabras./Foto: Carla Bresciani.

En algunos murales que Carla ha realizado se puede ver reflejada la inspiración que tienen sus personajes por la Cultura Valdivia, pues le gusta mucho la importancia que nuestros ancestros le daban a la mujer y cómo eso de cierta forma se trata de emplear actualmente en la sociedad. También crea figuras surrealistas que muestran a los seres humanos en un ámbito energético y cómo éstos pueden cambiar de forma a partir de un nivel particular de energía. 

En uno de los barrios más representativos y comerciales de Guayaquil, como lo es Urdesa, se puede observar cómo varias paredes han tomado vida con colores y que dejan algo muy positivo a los guayaquileños. #UrdesaCultural es la iniciativa que Carla creó con el fin de que su hogar de toda la vida logre ser un barrio cultural y artístico, que refleje un poco los estudios de varios autores que se encuentran en el lugar. 

El muralismo no solo embellece los espacios públicos, también cambian mentalidades y educan a la gente, que sigue sin comprender que no se debe botar basura en las calles, que se deben cuidar los manglares.

El arte de Carla está logrando que más personas se interesen por el arte urbano con una perspectiva ambientalista, que genera reflexión para que podamos vivir en una ciudad más limpia y cultural.

Anuncios