23 jueces de paz fueron elegidos por habitantes de varias comunidades pertenecientes a los cantones Pedernales, Chone, Flavio Alfaro, Jama, Sucre, Tosagua, Junín, Pichincha, Montecristi y Portoviejo, de la provincia de Manabí. 6 de los jueces designados pertenecen a nuevas comunidades que se incorporan a las otras 66 que ya cuentan con jueces de paz.

San Bartolo y Cañitas, del Cantón Sucre; Andarieles, de Junín; Picoazá, de Portoviejo; Pedro Pablo, de Pichincha; y, El Aguacate, de Pedernales, son las comunidades que se sumaron a la elección de estos representantes, en la que además participaron otras 17 que decidieron cesar y elegir nuevos jueces, según lo establece el Consejo de la Judicatura en la Resolución N° 252 del 2014.

Estos encuentros se realizaron el 25 de septiembre en Pedernales y el 27 de septiembre en Portoviejo, y contaron con el acompañamiento de la Judicatura, quien impulsa este sistema de manera continua, garantizando con esta alternativa de solución de conflictos el acceso rápido y efectivo a los servicios de justicia por parte de los ciudadanos que habitan en áreas rurales y urbano marginales del país.

Con la incorporación de estas nuevas comunidades, Manabí contaría con 72 jueces de paz, siendo la provincia con mayor cantidad de estos jueces a nivel nacional, teniendo presencia en 21 de sus 22 cantones.

Instrucción preelectoral.

Elizabeth Cevallos, oriunda del sitio Cañitas, de la Parroquia Charapotó (Sucre), señaló que la presencia de un juez de paz en su comunidad ayudará a conciliar de forma pacífica las diferencias y las distintas problemáticas que existen en su sector.

María Zambrano, jueza de paz de El Aguacate (Pedernales), manifestó que esta es una responsabilidad que se adquiere con la comunidad a la que representa. “Nos están capacitando, y continuamente iremos aprendiendo nuevas alternativas para dar solución a los conflictos que existan en nuestras comunidades”, dijo la nueva jueza de paz.

Las juezas y los jueces de paz son elegidos por sus propias comunidades, con base en el respeto, consideración y apoyo que la población deposita en ellos. Se caracterizan por ser esencialmente conciliadores; saben escuchar y dialogar. Además, el trabajo que realizan es voluntario.

En Manabí este proceso cuenta con el apoyo de la Asociación Provincial Santa Marta.

FUENTE: Consejo de la Judicatura (Portoviejo), mediante boletín y fotos con firma de su Unidad de Comunicación.
Anuncios