La pirotecnia explosiva enferma a humanos y animales, por eso en Manta se la combate

Requisión de pirotecnia explosiva encontrada en la zona comercial Nuevo Tarqui de Manta.

El alcalde de Manta, Agustín Intriago Quijano, ha dispuesto que las autoridades municipales correspondientes incauten la pirotecnia que se vende ilegalmente en la ciudad, medida tomada para que los incumplidos aprendan a respetar las leyes; y, al mismo tiempo, para evitar que las explosiones arbitrarias empañen las fiestas del fin de año.

Aquello puede interpretarse como la respuesta del primer mandatario municipal ante el clamor de quienes piden un control más efectivo a fin de aminorar el ruido contaminante de las celebraciones y evitar accidentes trágicos. Porque en los últimos años el fervor por las fiestas tradicionales de Navidad y año nuevo ha desbordado en el uso y abuso de la pirotecnia explosiva, que aun sin provocar daños físicos causa un gran deterioro del sistema nervioso de humanos y animales, particularmente en los seres que inician su vida o la terminan, y en los que ya sufren por otros males.

Considerando la prohibición legal de vender pirotecnia explosiva, La Dirección Municipal de Control Territorial -junto a Policía Nacional, Fuerzas Armadas y Cuerpo de Bomberos- realiza operativos continuos  para el decomiso y control de la venta ilegal de explosivos.

Los primeros resultados de este trabajo se reflejan en el decomiso de 4 quintales de estos detonantes, que han sido encontrados en varios sitios del centro de la ciudad y en la zona comercial Nuevo Tarqui.

Según la Dirección de Comunicación del Municipio de Manta, toda entidad de control en la ciudad está actualmente autorizada para que pueda proceder al decomiso de estos explosivos en los espacios públicos. Sin embargo, recalca, lo más importante es el compromiso de la ciudadanía, de trabajar por un Manta sin pirotecnia y, en general, sin ruidos ensordecedores.