Cómo incentivar a niñas y niños para que ahorren dinero

Fomentar el ahorro tiene importancia permanente y esta cultura debería inculcarse desde la infancia porque prepara con la mira puesta en los eventos inciertos del futuro. Inculcarla desde temprana edad permite a la niñez ser consciente del valor que representa el dinero, de modo que hagan buen uso de él para evitarse riesgos indeseados. 

Según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de Hogares Urbanos y Rurales (ENIGHUR-2012), realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), solamente el 2,52 % de los menores de 18 años dispone de una cuenta de ahorros en el sistema financiero ecuatoriano.

Con esa información sobre la mesa y procurando diversificar su portafolio de servicios, la Asociación Mutualista Pichincha para el Ahorro y la Vivienda ha creado su cuenta Yunik destinada a incentivar la cultura del ahorro en la niñez, con algunas promesas interesantes.

La idea central es que niñas y niños tengan su primera cuenta de ahorros. De esta manera, ellos empiezan a sembrar activos para alcanzar sus sueños de futuro.

Esta cuenta de ahorros ofrece un seguro de Beca Escolar gratuito, un bono adicional a la tasa de interés fijada por buen cumplimiento del plan de ahorro, y premios por temporada.

Sin embargo, lo más rescatable del plan es que se respalda en la Fundación Bien-Estar para que aconseje, a los padres o tutores, formas eficaces de hacer que niñas y niños encuentren el gusto y la voluntad para crear sus propios ahorros. Helas aquí:

  • Ofréceles pequeños trabajos o labores en el hogar por los que puedan recibir un pequeño aporte de dinero. Esto les enseñará a esforzarse y ser responsables. Enséñeles a administrar el dinero, a priorizar los gastos y a diferenciar aquello que es realmente necesario o urgente y lo que puede esperar.             
  • Incentívelos a ahorrar una determinada cantidad de dinero en un tiempo establecido. Este dinero puede depositarse en una cuenta de ahorros de alguna institución financiera.
  • Demuéstrele a su hija o hijo las consecuencias de quedarse sin ingresos económicos. Si esto ocurre, no le ofrezca más dinero. Enséñele cuáles son los efectos del mal manejo financiero.
  • Ahorre junto a su hija o hijo. Las entidades financieras tienen cuentas de ahorros dirigidas a ellos. Ayúdele a abrir su propia cuenta e inicien con los aportes. Esta actividad les ayudará a trabajar en equipo.
  • Cuéntele sobre los beneficios que trae el ahorro y como este puede ser un gran aliado para alcanzar sus metas.
FUENTE: Gabinete de prensa de Mutualista Pichincha (Quito), mediante boletín y foto enviados por Keyword con firma de Alejandra Jácome.