En la noche en que se elige a una reina de belleza, como sucede siempre durante la elección de Reina de San Francisco de Quito, hay detalles que saltan a la vista y por eso se prestan a comentarios, tanto de neófitos cuanto de expertos: el vestido, el maquillaje, los peinados, la corona y hasta la forma de presentarse de cada candidata.

Esto lo sabe muy bien uno de los principales responsables de la imagen de las candidatas del concurso quiteño y por eso se afana en hacerlas lucir lo mejor posible. Es Camilo Mideros, director oficial de maquillaje y peinado del certamen, quien aparte también sirve a personajes de televisión, empresarios y hasta a políticos.

Este joven ecuatoriano, de piel trigueña y de 1,65 centímetros de altura, siempre luce relajado y mantiene un estilo casual y desenfadado. A todas las personas que se sirven de su trabajo trata siempre de hacerlas sentir bien y jamás critica el cabello de alguien. Solo se enfoca en resaltar la belleza y en lograr que la imagen de cada cliente sea la más adecuada.

Para convertirse en uno de los grandes estilistas y maquilladores de la ciudad tuvo que recorrer un largo camino. Primero se inspiró en la senda que le marcó su padre, un colorista y estilista que trabajó en Italia. Siguiendo ese ejemplo ingresó en la Asociación de Estilistas y Cosmetólogos de Pichincha y empezó a pintar su propia historia.

Su primera incursión en un reinado de belleza fue en un certamen en Machachi, población próxima a Quito. En ese momento no se imaginaba que, en poco tiempo más, su estilo marcaría tendencia y que trabajaría para artistas de la talla de Gabriela Villalba y Betty Carrillo. Tampoco se imaginó que su reputación sería la hoja de vida que le permitiría celebrar con las reinas de Quito que se han elegido en los últimos 10 años.

El trabajo de este experto, quien dirige un estudio especializado en balayage (técnica francesa para colorear el cabello), diseño de color, maquillaje y estilización de novias, ubicado en la Calle Mariana de Jesús, en el centro norte de Quito, también ha estado presente en Miss Ecuador, Miss Continentes Unidos y en la elección de Reina de Santo Domingo de los Colorados.

La capacitación ha sido clave en su vida. Ha concurrido a talleres en los que pudo participar gracias a marcas y casas comerciales nacionales e internacionales, de las que dice sentirse muy agradecido.

Uno de sus mayores atributos profesionales es que maneja peinados y maquillajes naturales, tonos sobrios, claros y brillantes, justo como se requiere en los certámenes de belleza.

Esa versatilidad también le ha servido mucho en su trabajo como voluntario de la Fundación Jóvenes Contra el Cáncer. Él participa como maquillador y estilista de las “guerreras” que han sufrido mutilaciones por el cáncer de mama y las ha llevado a desfiles que han servido para concienciar a la población sobre esta enfermedad.

FUENTE: Agencia MC Comunicaciones (Guayaquil, Ecuador), mediante comunicado y foto con firma de Jazmine Martínez.