La tradición manabita de ir una vez al año en peregrinación a venerar a la Virgen de Monserrate en su santuario de Montecristi se mantiene vigente y más vigorosa que en el pasado, por lo que la seguridad pública en ese evento también aumenta y mejora con el tiempo, tal como se está viendo en estos días en que los devotos hacen penitencia caminando desde diferentes lugares hasta la Basílica Menor donde reposa la efigie de la santa y se desarrolla la novena de culto.

En Manta, por ejemplo y como es la costumbre, esta peregrinación inició el viernes 11 de noviembre y la Policía nacional está a su lado para protegerla. Los agentes guían el tránsito, evitan la venta de licores y otras drogas, y están atentos a cualquier emergencia que se presente.

El coronel Mauro Vargas, jefe del distrito policial, mencionó que es amplio el trabajo de seguridad que deben cumplir en apoyo a la ciudadanía de toda la provincia. Hizo notar que “(…) Tenemos experiencia de años anteriores donde hubo algunos accidentes de tránsito.”

Por eso este año realizan un control más riguroso pero al mismo tiempo expeditivo. Han colocado conos de señalización desde la rotonda donde se halla el monumento a La Tejedora, un metro hacia adentro del carril, para que los romeriantes puedan circular tranquilamente y los conductores de vehículos sepan que deben manejar con precaución.

 

Hay 28 policías encargados de precautelar la seguridad en el recorrido, entre ellos personal de tránsito y preventivo, con la colaboración logística de motocicletas, carros y la Unidad Móvil de Atención Ciudadana (UMAC).

Refuerzo policial para la procesión final

Desde que iniciaron las caminatas, hace cuatro días, hasta el momento la afluencia de personas ha sido pequeña, sin embargo se prevé que el 21 de noviembre, día de la peregrinación final, saldrán a las vías decenas de miles de personas que terminarán su peregrinación en la ciudad de Montecristi, primero abarrotando el templo y después caminando en procesión, con la imagen de la Virgen a cuestas, en las calles más activas. Para entonces habrá 200 policías brindando seguridad.

Coronel Mauro Vargas, jefe del distrito policial de Manta. Manabí, Ecuador.
Coronel Mauro Vargas, jefe del distrito policial de Manta.

“Hasta ahora no se ha presentado ningún inconveniente. Tenemos agentes de la Policía Judicial y el 100%  de personal destinado para cubrir la demanda de seguridad en Montecristi y brindar seguridad a los comerciantes, pobladores y visitantes. Desde algún tiempo coordinamos con el Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD) del cantón, ya que existe una muy buena afinidad. Estamos atentos ante cualquier problema que pueda suscitarse”, tranquilizó el coronel Vargas.

Instó a los romeriantes a que adopten sus propias medidas de seguridad. Que observen y respeten la fila de conos rojos que señalan la senda y que no vayan a salir de ese espacio hacia la vía. Que no lleven artículos que llamen la atención y, en la medida de las posibilidades, que no lleven niños a las caminatas.

“Como es un tema religioso y cultural, se tiene prohibida la venta de canelazo (bebida caliente a base de licor, azúcar y canela) y otras bebidas alcohólicas en la vía pública. Cualquier situación llamen al 911, que estamos prestos para colaborar. Esperamos que las personas tengan su recogimiento en paz y disfruten de esa tradición que tiene todo Manabí”, instó esperanzado el oficial.

FUENTE: Ministerio del Interior, Redacción en Manabí, mediante boletín informativo y fotos.- MANTA, 15 de noviembre de 2016.