La Policía hizo una redada para librar a Jaramijó de maleantes

Coronel Luis Chica, comandante del distrito policial de Manta. Luis Chica, coronel de Policía, comandante del distrito de Manta.

Mediante allanamientos autorizados por la Fiscalía y coordinados con la Intendencia de Policía de Manabí, la Policía Nacional ha intervenido en la cabecera cantonal de Jaramijó con operativos extraordinarios de registro y verificación que dieron como resultado la clausura de licorerías y tiendas de abastos, además de la detención de una persona que no pudo probar la legalidad del arma que tenía en su poder.

Los agentes del orden revisaron a personas, vehículos y centros de diversión nocturna, como estrategia para reducir el índice delincuencial que, al parecer, acusa el riesgo de crecimiento.

Así lo comunicó el coronel Luis Chica, comandante del distrito policial de Manta, quien junto al coronel Freddy Ramos, comandante de la zona policial 4, estuvo supervisando los operativos “Impacto” que se ejecutaron el martes 7 y el miércoles 8 de febrero, con el fin de dar respuestas inmediatas a las actividades ilícitas que se susciten en el distrito.

“Existe una reducción considerable de robos a personas, a unidades económicas, vehículos y motos, en relación al año 2016; sin embargo, es necesario direccionar nuestras actividades a aquellos lugares que pueden tener ciertos riesgos de repunte en el ámbito delictivo”, explicó el jefe policial.

En los procedimientos desplegados en Jaramijó actuaron un aproximado de 120 policías de los servicios preventivos, investigativos y tácticos, así como también fiscales, el intendente y los comisarios de Manta, Montecristi y Jaramijó.

Durante la operación policial se detuvo a Cristian V., de 34 años de edad, en cuyo poder se encontró un arma de fuego calibre 38, con seis cartuchos, que fue incautada. Por este delito fue puesto a órdenes de las  autoridades, quienes le dictaron prisión preventiva y reclusión en el Centro de Privación de Libertad de Jipijapa.

Los allanamientos

Hubo 11 allanamientos a inmuebles donde supuestamente se dedican a la venta de droga y en los que se encontraron rastros de estupefacientes. En ese sector están siendo investigadas seis personas y sobre ellos se seguirá trabajando a fin de evitar que se produzca el expendio de sustancias alucinógenas.

También fueron incautados 16 teléfonos celulares de diferentes marcas y modelos, por cuanto sus vendedores no poseían la respectiva documentación para comercializarlos. Dos tiendas de víveres fueron clausuradas y los dueños de otras cuatro citados para explicar a la autoridad competente por qué razón expendían sin permiso alcohol.

Además se decomisó 50 litros de licor artesanal, se registró a alrededor de 100 personas y se revisó el permiso de funcionamiento de centros de tolerancia sexual y bebidas alcohólicas, que funcionan en las noches.

“Estas actividades van a ser replicadas en otros lugares. Por lo tanto es importante que nuestra población conozca que estamos pendientes de qué es lo que está pasando en cada uno de los sectores. Y vamos a seguir interviniendo”, advirtió el uniformado.

FUENTE: Ministerio del Interior, Redacción en Manabí, mediante boletín informativo y fotos.- MANTA, 12 de febrero de 2017.