La Administración municipal de Montecristi ha puesto en marcha un proyecto de repavimentación en algunas calles principales que ya muestran deterioro y dificultan el tránsito en la ciudad y en la Parroquia Aníbal San Andrés. Como es de rigor, ha empezado con un estudio del suelo para determinar si la infraestructura vial está en condiciones de aceptar el nuevo pavimento o si hace falta renovarla.

Ha contratado los servicios del experto Carlos Basurto, de laboratorios LABOTEC de la ciudad de Portoviejo, que se halla tomando muestras del suelo de las vías Chimborazo, Sucre, 10 de Agosto, Quito, Avenida Metropolitana, Flavio Alfaro, Alajuela, América, 9 de Julio, Jaramijó, 6 de Diciembre y Francisco Cuadros.

Con las muestras en sus manos, LABOTEC tomará un lapso de 15 días para estudiarlas y sacar resultados, que determinarán si la base y sub-base de las vías están en buen estado o si amerita cambiarlas antes de verter el nuevo pavimento.

En la Calle Quito de la Parroquia Aníbal San Andrés el trabajo del técnico es más complejo, pues allí se da el caso que después de cada mantenimiento la vía tiende a destruirse nada más pasados pocos días, lo que según expertos consultados anteriormente podría ser causado por una falla geológica en el subsuelo.

Todos esos trabajos (estudios de suelos y repavimentación) tienen un costo cercano a los 2 millones de dólares, financiados por el Gobierno nacional a través de su banca de desarrollo.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social del GAD cantonal de Montecristi, mediante boletín informativo y fotos con firma de su directora, periodista Sofía Paredes.- MANTA, 12 de marzo de 2017.