Hoy se han abierto al tránsito regular las calles de Tarqui que permanecían cercadas con vallas desde el sábado 16 de abril de 2016, fecha del terremoto de 7.8 grados Richter que echó por tierra a muchos edificios, mató a más de dos centenas de personas, destruyó la infraestructura hidrosanitaria e hizo colapsar la economía de esta que hasta entonces era el área comercial de mayor pujanza en la ciudad de Manta. Solo unos cuantos tramos, donde hay edificios maltrechos pero en pie, continuarán cerrados hasta que se haga la demolición respectiva.

Este sábado se realizará una gran minga con equipo humano y maquinaria municipal, más la colaboración de los vecinos, quienes ingresarán sin problemas a sus inmuebles para reinstalarse con sus respectivas familias.

La decisión de reabrir el tránsito en esas calles provino del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), cantonal de Manta, presidido por el alcalde Jorge Zambrano Cedeño. Pesó en eso la presión de las familias propietarias de inmuebles que siguen en pie en la zona, el avance de la reconstrucción de infraestructura y superestructura vial, además de la conmemoración del primer año después del sismo.

Antes de disponer el retiro de las vallas que impedían el tránsito en las calles, autoridades municipales y el comandante militar Freddy Endara, de la mesa de seguridad del COE, recorrieron la zona en compañía de moradores para verificar el estado de las obras en reconstrucción y el de los edificios averiados que serán demolidos.

Un grupo de moradores de Tarqui celebra la reapertura del tránsito en las calles de esta parroquia urbana de Manta. Manabí, Ecuador.
Moradores de Tarqui celebran la reapertura del tránsito en casi todas las calles del otrora «corazón comercial» de la ciudad de Manta.

Durante la inspección se pudo  identificar las áreas donde se han culminado los trabajos de reconstrucción de la infraestructura hidrosanitaria y de donde ya se retiró las vallas que cerraban el paso, con excepción de pequeños tramos donde hay estructuras que serán demolidas parcialmente, en el sector de la ex fábrica  Inalca y el edificio El Bigote, sitio donde  no hay viviendas sino locales comerciales. Alrededor de ellos se creó un cerco de seguridad que impide a la gente acercarse demasiado.

Otras 14 manzanas ya fueron abiertas, menos la Calle 103 y la Avenida 107 donde habrá demoliciones totales la próxima semana, una de ellas de una edificación grande. En la Avenida 108 y calles 106 y 105 también habrá demoliciones parciales.

El alcalde Jorge Zambrano dijo sentirse contento con la reapertura la “zona cero”, pues es una muestra de que la reconstrucción ha avanzado y que las familias pueden volver a sus propiedades y tomar las decisiones que estimen más apropiadas para su bienestar.

El jefe político, Edmundo Mera, se hizo cargo de coordinar un patrullaje permanente de la Policía Nacional por las zonas de libre circulación. Los militares solo vigilarán los pequeños espacios donde están las vallas.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social del GAD municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos con firma de su director, periodista Antonio Cedeño Cedeño.- MANTA, 13 de abril de 2017.