La Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), en coordinación con el Patronato municipal de Manta, posibilitaron a 300 niños de familias sencillas hacer su primer vuelo en avión y admirar desde el aire a las ciudades de Manta y Portoviejo. Fue para ellos una experiencia inolvidable, por lo emocionante de la aventura y por la oportunidad que de otro modo quizás nunca llegaría para algunos de los favorecidos.

“El propósito del Ala de Combate Nº 23 de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) es contribuir al desarrollo de la ciudad de Manta a través de sus diferentes programas; en esta ocasión “Alas para la Alegría”, con la finalidad de llevar una nueva experiencia para los niños (su primer vuelo) y regalarles una sonrisa, ya que pasaron momentos difíciles al cumplirse un año de la tragedia del terremoto del 16 de abril”, manifestó el capitán Luis Cobos.

Para esta actividad el Patronato Municipal de Amparo Social de Manta contribuyó con la selección de niños, niñas y adolescentes de escasos recursos económicos, que llegaron hasta las instalaciones de esta institución para solicitar ser parte de este sueño: volar por primera vez en un avión, que gracias a la FAE se les podía hacer realidad.

 

Opinión de un padre y un hijo

Edison Mendoza, padre de dos niños beneficiados, dijo sentirse satisfecho por este evento brindado por la FAE en colaboración con la Alcaldía. “Me siento agradecido por este acto que se realiza en favor de muchos niños y niñas de escasos recursos económicos en Manta y que les servirá como una gran experiencia en sus vidas y en especial al recordarnos un año de los duros momentos vividos en el 16A y que también se viven su temporada vacacional. Es una actividad única y muy oportuna”, comentó Mendoza.

“Me siento súper alegre de estar aquí, porque será la primera vez que podré volar en un avión”, fue la expresión de Josué Mero, uno de los 300 niños que despegarían con sus sueños al espacio y se olvidarían por un momento de sus problemas, para conectar sus sentidos llenos de inocencia a la magia de surcar los cielos manabitas y conocer desde las nubes las ciudades de Manta, Portoviejo y lugares aledaños.

En este evento los niños también pudieron presenciar los trucos de los canes adiestrados y el acto artístico “La Liga de la Justicia” en el que participaron diferentes miembros de la Fuerza Aérea. Así como la diversión de caritas pintadas, que fue un plus para amenizar este suceso en el que lo único permitido era el deleite de estos seres carismáticos: los niños.

FUENTE: Patronato municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos con firma de la periodista Gema Arteaga.- MANTA, 21 de abril de 2017.