Una perforación fortuita en la tubería de 630 mm que lleva las aguas servidas de la ciudad desde la estación de bombeo en el Barrio Miraflores hacia las lagunas de oxigenación, causó malestar en los alrededores y puso en serios apuros a los técnicos y obreros de una empresa contratada por el Ministerio de Obras Públicas (MTOP), que cumpliendo con su trabajo ignoraban la existencia de la alcantarilla y la dañaron accidentalmente.

Ocurrió en la mañana de este miércoles en el sector del Barrio 15 de Septiembre donde se halla el redondel distribuidor de tránsito, en el empalme de la Avenida Interbarrial a la Avenida de la Cultura. El personal que causó el accidente hace allí un estudio de suelo para la construcción de un puente vehicular.

Conocido el hecho, la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM) paralizó de inmediato el bombeo en la estación Miraflores, mientras el alcalde Jorge Zambrano dispuso la reparación urgente de la rotura, para minimizar el impacto ambiental en las zonas bajas de la ciudad, como Playita Mía, Las Rocas, 8 de Enero, 4 de Noviembre y parte de Miraflores.

César Delgado, director de Gestión Técnica de la EPAM, dijo que se esperaba que las afectaciones por el rebose de aguas servidas sean mínimas, existiendo el compromiso de los representantes de la compañía constructora para reparar el daño suscitado, así como la bio-remediación, limpieza y desinfección de las zonas que resultaren afectadas.

Debido a la complejidad que representa trabajar con aguas servidas, por la cantidad contenida en la alcantarilla, aún durante esta noche se seguía trabajando con el objeto de solucionar el daño y reanudar el funcionamiento de la Estación Miraflores, adonde convergen todas las aguas residuales de la ciudad a fin de bombearlas hacia las lagunas oxidantes en San Juan.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social de la EPAM, mediante boletín informativo y fotos con firma de su director, periodista Pedro Clotario Cedeño.- MANTA, 26 de abril de 2017.