Intentan reordenar el crecimiento urbano de Montecristi

En la presente Administración municipal de Montecristi se está tratando de reordenar los factores sociales que inciden con fuerza en la forma cómo este cantón manabita prospera y encamina su desarrollo integral. Es lo que, recientemente, ha dejado entrever de sus afirmaciones el director de Planificación Institucional, Enrique Vélez.

A criterio de él, las administraciones anteriores descuidaron la regulación y el control de los asentamientos humanos e igualmente de los procesos de producción, construcción, comercio, servicios y otras actividades humanas, dejando como resultado el crecimiento de una ciudad desordenada en casi todos los órdenes del vivir, lo que dificulta servirla con la eficacia a que tienen derecho y merecen todos los ciudadanos que la habitan y los que ocasionalmente llegan a ella. Y semejante desorden prevalece también allá en las zonas rurales, que son mayoría dentro del territorio cantonal (Vélez reveló que de los 704,82 km cuadrados que pertenecen al cantón, solo 24 km2 constan registrados como área urbana).

Por todo eso hoy se busca que el cantón avance de manera organizada, coexistiendo armoniosamente una interacción entre los procesos productivos y el desarrollo social, dejando de lado el desorden y la irresponsabilidad de quienes buscan asentarse  sin control dentro del territorio. La idea, dice Vélez, es organizar conforme a la ley y así reducir los problemas a futuro.

DCIM100MEDIADJI_0124.JPG
Plaza Eloy Alfaro, el núcleo de la vida pública en la ciudad de Montecristi. En el centro, la efigie de Eloy Alfaro, expresidente ecuatoriano; al fondo, el Palacio Municipal, sede del órgano estatal que administra el territorio cantonal.

El funcionario observa que el desorden es más visible en la determinación de lo que es urbano y lo que es rural, porque lo que realmente ocurre es que el GAD municipal había dejado de lado la actualización constante de la demarcación, como lo exige el crecimiento del área urbana y la reducción del área rural. Esta falta, según Vélez, ha provocado en cierto modo pérdidas al GAD municipal por concepto de recaudación de impuestos sobre predios que, aunque se encuentran dentro del  casco urbano, en el registro catastral constan como rústicos o rurales y naturalmente pagan muchísimo menos.

En este sentido, uno de los primeros pasos que dio la presente Administración municipal fue solicitar al MAG que se cambie el uso del suelo, de agrario o rural a suelos de expansión urbana o zona industrial; petición que fue aceptada y permitirá sincerar el catastro cantonal. También se ha trabajado en un levantamiento de planimetría con ayuda de fotografías satelitales, para ver con precisión la estructura urbana y delimitarla en zonas específicas por su relieve topográfico y el uso que le dan sus habitantes.

Obviamente, según lo reconoce Enrique Vélez, el diseño de estas nuevas estrategias requiere que se conozcan a profundidad los problemas y limitaciones que existen en la realidad de este territorio, con las características especiales que presenta Montecristi, limitado al norte por Manta y Jaramijó, al sur por Jipijapa, al este por Portoviejo y al oeste por el Océano Pacífico.

FUENTE: Dirección de Comunicación Social del GAD municipal de Montecristi, mediante boletín informativo y fotos con firma de su directora, periodista Sofía Paredes Rivera.- MANTA, 09 de agosto de 2017.
Anuncios