La Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM) conoció a tiempo un acto descuidado o malicioso, que de lo contrario habría puesto en alto riesgo a los moradores de la zona central histórica de Tarqui.

Según la información oficial de la EPAM, personas inescrupulosas quitaron la tapa de la cámara de aguas lluvias ubicada en Playita Mía, lanzando en su interior una volquetada de lastre que la taponó, lo que pudo haber provocado un verdadero desastre en la zona de Tarqui ya señalada, que se habría inundado por completo si hubiera llovido en abundancia la noche del viernes 9 de marzo de 2018, fecha en que ocurrió aquel acto irresponsable.

Una cámara de aguas lluvias de Playita Mía, Tarqui, completamente taponada con lastre que alguien irresponsablemente arrojó en ella. Manabí, Ecuador.
La cámara de aguas lluvias había quedado completamente taponada con lastre.

Pero una vez alertada del caso, la EPAM procedió a retirar el lastre metido en el colector de aguas lluvias y a limpiar la zona circundante.

Al mismo tiempo se iniciaron las investigaciones pertinentes, con el propósito de determinar si se trató de un acto intencional o si fue fruto del descuido. Hay que saber si la tapa del colector fue retirada por alguien distinto a quien depositó el lastre, y si este último no se percató que donde arrojaba la piedra había un colector de aguas lluvias que estaba destapado.

También es necesario conocer si la decisión de arrojar el lastre fue obra del conductor de la volqueta o si este simplemente obedecía orden de un tercero. Y, además, si estos actores eran conscientes de que allí hay un colector de agua de lluvias.

Retiro de un montón de lastre vaciado sobre un colector de aguas lluvias que estaba destapado en Playita Mía de Tarqui, Manta. Manabí, Ecuador.
Nótese la proximidad de la cámara de aguas lluvias con la playa y el mar.

La investigación permitirá conocer a los autores del hecho, qué los motivó y qué sanciones deberán afrontar.

El director técnico de la EPAM, Víctor Bravo, reprochó este hecho que pudo haber provocado un grave daño a la ciudad, en especial a los moradores de la Parroquia Tarqui. Pero aseguró que la cámara o colector de agua que alude esta información es monitoreada de modo constante, precisamente sabiendo que se trata de un medio estratégico para que el agua de las lluvias fluya hacia el mar sin contratiempos.

FUENTE: Con aportes de un boletín informativo y fotos de la Dirección de Comunicación de la EPAM, con firma del periodista Roberto Mero, director (e).
Anuncios