Ya hay un Plan Nacional de Respuesta a los grandes desastres

El Gobierno nacional ecuatoriano escogió a Manta para presentar en público su Plan de Respuesta Ante Desastres, ligándolo intencionalmente con la dolorosa experiencia vivida el día sábado 16 de abril del año 2016, cuando un potente terremoto causó un gran desastre que segó vidas humanas y destruyó obras físicas que se habían levantado en el transcurso de muchos años.

La intención gubernamental adoptó un simbolismo que justifica su nuevo plan. Por eso, a dos años de aquella tragedia, escogió el día 16 de abril y la ciudad de Manta, una de las zonas ecuatorianas donde la devastación aún es patente. El mensaje es claro: para reducir los perjuicios, en el futuro, es indispensable actuar preventivamente; y, en las emergencias, con capacidad y eficacia.

El acto se cumplió en la Plaza Cívica Eloy Alfaro Delgado, en el centro histórico de la ciudad porteña. Hubo una ceremonia encabezada por el presidente de la República, Lenín Moreno y la vicepresidenta María Alejandra Vicuña, a quienes acompañaron el alcalde de Manta, Jorge Zambrano Cedeño; el prefecto provincial de Manabí, Mariano Zambrano Segovia; el gobernador de Manabí, Fabricio Díaz; ministros de Estado, asambleístas de la República, otras autoridades civiles y también autoridades militares.

El plan

Alexandra Ocles Padilla, secretaria nacional de Gestión de Riesgos, fue la encargada de presentar el plan, señalando que el pasado terremoto demostró que “como ciudadanos estamos expuestos a los impactos de eventos peligrosos; lo sucedido nos mostró la importancia de contar con herramientas sólidas que puedan mejorar la capacidad de respuesta de las entidades encabezadas por la Secretaría de Riesgos”.

Agregó que, para cumplir con este objetivo y garantizar los derechos de la población, desde el Gobierno nacional se ha construido y está en aplicación todo el ciclo de la política pública en gestión de riesgos, que incluye un enfoque de prevención y reducción basado en el fortalecimiento de las capacidades territoriales e institucionales, públicas y privadas, para el desarrollo y el ordenamiento territorial.

El plan define lineamientos y protocolos institucionales con el fin de salvaguardar la vida y brindar atención emergente a la población afectada, considerándose todas las amenazas. Cada institución aporta desde su ámbito a las soluciones pertinentes que conduzcan a la normalización de la vida de la población.

Los gobiernos autónomos descentralizados son parte del Sistema de Gestión de Riegos; todos requieren fortalecer las capacidades para una mejor intervención, que se la realizará a través de los comités de operaciones de emergencia (COE), precisó Ocles, asegurando que el país cuenta con 160 elementos calificados internacionalmente para operaciones de rescate.

La reconstrucción en marcha

De su parte, el presidente Lenín Moreno aseguró que le ha dado a la vicepresidenta Vicuña la responsabilidad de trabajar en la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto y en la reactivación económica de Manabí y Esmeraldas, para lo cual hay planes productivos que se complementan con líneas de crédito en la banca pública.

“Cuidaremos de que ningún recurso sea desviado y que el dinero destinado a la reconstrucción se maneje hacia este fin”, advirtió Moreno, lo cual también fue reafirmado por la vicepresidenta de la República.

Ambos mandatarios destacaron la fortaleza de la gente de las provincias afectadas para salir adelante, y agradecieron a todos los equipos humanos que se movilizaron para asistir en las acciones de rescate, tanto a los nacionales como a los extranjeros.

FUENTE: GAD municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Gema Arteaga Briones, directora de gestión de comunicación.
Anuncios