Nuevas reglas municipales para usar los cementerios de Montecristi

El Concejo municipal de Montecristi ha puesto en vigencia la ordenanza reformada que regula y controla el uso de los cementerios públicos. Obliga hacer más trámites y pagar tasas de precio más elevado.

La ordenanza está vigente desde abril del presente año 2018 y el Municipio asegura que las reformas introducidas en ella están dentro del mandato constitucional para estos casos. Menciona que el Concejo municipal se ha basado en los artículos 54 (literal l) y 238 de la Constitución Política del Estado, referidos a la descentralización,  autonomía y facultades de los gobiernos seccionales cantonales. Así mismo, menciona el artículo 57 (literales a y c) del Código Orgánico de Ordenamiento Territorial, Autonomía y Descentralización (COOTAD), para la imposición de tasas y tarifas.

El Gobierno municipal justifica la aplicación de nuevas tasas y tarifas por los servicios que presta dentro de los cementerios Montecristi, Colorado y Las Jacuatas, y en los que más adelante pasen a su administración, porque demandan un gasto alto y para una correcta administración.

Al tenor de lo que manda la nueva ordenanza en vigencia, los arrendatarios de los cuerpos de terreno dentro los camposantos deberán cumplir varias normas, como el pago anual del canon correspondiente y la obtención de un permiso para construir las tumbas. Quienes lo hagan por primera vez cancelarán un valor equivalente al 2% de un Salario Básico Unificado (SBU).

Los familiares o deudos que vayan a sepultar un cuerpo, previamente deberán obtener el respectivo permiso municipal, porque en caso contrario deberán pagar una multa económica igual al 25 % de un SBU.

Según la ordenanza, todas las personas que hayan construido cuerpos de bóvedas, mausoleos o nichos en los cementerios generales municipales del Cantón Montecristi, deben legalizar su tenencia en el plazo de 90 días, contados desde la fecha en que se puso en vigencia este instrumento legal. Pero esto no es necesario si cuentan con un contrato de arrendamiento.

En cambio, si el usuario no cuenta con ningún documento que avale la propiedad o el uso de la tumba, tiene que solicitar una inspección para verificar que el área y el tipo de construcción que usa le pertenecen. Por este trámite el solicitante pagará en Tesorería municipal una tasa equivalente al 1.30 % de un SBU y luego, en una especie (hoja de papel) valorada, dirigirá una solicitud para que el Alcalde disponga que se emita el respetivo contrato de arrendamiento.

Transcurridos 120 días desde la entrada en vigencia de la ordenanza, la Administración de los cementerios municipales procederá a identificar las bóvedas deterioradas y levantará un informe a fin de notificar al arrendatario, dándole a conocer que tiene que demoler la bóveda o bóvedas que se hallan bajo su responsabilidad.

Aquellos arrendatarios o dueños de bóvedas abandonadas que no se puedan localizar, serán citados por la prensa para que comparezcan y justifiquen la legalidad de su tenencia. Si a pesar de esto no dieran señal de vida, las bóvedas pasarán a ser propiedad municipal.

Todos estos asuntos están a cargo de la oficina municipal que administra los espacios públicos de Montecristi, donde los ciudadanos pueden obtener información más detallada y puntual.

FUENTE: GAD municipal de Montecristi, mediante boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Sofía Paredes Rivera, directora de comunicación social.
Anuncios