A partir de septiembre del 2018, los abonados del servicio de agua potable de Montecristi recibirán la factura de consumo en su domicilio, en el mismo instante en que un empleado municipal toma la lectura del medidor mediante un dispositivo telemático.

Esta información fue proporcionada por Arturo Garcés, ingeniero del departamento de agua potable del Gobierno municipal, agregando que el nuevo sistema de facturación y entrega de factura a los usuarios está a cargo de la empresa Espotel.

Arturo Garcés, ingeniero del departamento municipal de Agua Potable, Montecristi. Manabí, Ecuador.
Arturo Garcés, ingeniero del departamento municipal de Agua Potable.

Garcés explicó que se deja atrás el antiguo sistema de medición del consumo y facturación manual, incorporando el nuevo de “lecto-facturación” o facturación en sitio, que consiste en fotografiar los valores de consumo que arroja el medidor y al mismo tiempo hacer la factura correspondiente. Esto es posible con el uso de la telemática (“Aplicación de las técnicas de la telecomunicación y de la informática a la transmisión de información computarizada.” Diccionario de la Lengua Española).

En efecto, mediante un dispositivo electrónico móvil, el empleado municipal encargado de tomar la lectura solo enfoca la lente de ese artilugio hacia los números que muestra la pantallita del medidor de consumo y automáticamente esta cifra queda registrada y se genera la factura, que el mismo dispositivo imprime en papel y la pone a disposición del operador, para que este a su vez la entregue al usuario del servicio de agua potable cuya medición acaba de realizarse.

Durante ese proceso, lo que ocurre es que la información tomada y registrada por el dispositivo móvil que porta el empleado del agua potable, viaja al instante vía onda radioeléctrica a la oficina central de la empresa proveedora del servicio y allí el servidor o computador respectivo, en milésimas de segundo, elabora la factura del usuario y la remite de vuelta al aparatito móvil, que al instante la imprime.

El objetivo de todo esto, según la fuente informativa municipal, es mejorar el servicio de provisión de agua potable y la recaudación por el consumo, facilitando que el cliente sepa, en el mismo instante que se toma la lectura de su medidor, cuánto debe pagar. Así se evita que el usuario pase por alto su compromiso de pago y caiga en mora, lo que acarrea el corte del servicio y a la postre un gasto mayor.

El ingeniero Garcés dijo que la misma empresa Espotel se hará cargo de los cortes y reconexiones del suministro de agua potable, así como de la instalación y reubicación de medidores a sitios donde los facturadores tengan la facilidad para tomar la lectura, ya que muchas veces los usuarios alegan que el retraso en sus pagos obedece a que no se les tomó la lectura de sus respectivos medidores porque estaban fuera del domicilio y los empleados del agua potable no podían ingresar a cumplir su trabajo.

De hoy en adelante todos los medidores se ubicarán, como dice la ordenanza municipal pertinente, fuera de los domicilios y en una parte visible, con todas las seguridades del caso.

El nuevo sistema está sometido a las pruebas de rigor, comenzando con lo atinente a corte y reconexión del suministro de agua. Desde la próxima semana empezará la reubicación de medidores, y en septiembre de este año (2018) inicia la nueva facturación en sitio o lecto-facturación.

FUENTE: Gad municipal de Montecristi, mediante boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Sofía Paredes Rivera, directora de comunicación.

 

 

Anuncios