Quien visite Manta en este momento encontrará el tránsito restringido y obstaculizado en ciertos sectores de la urbe, y es por las obras viales en construcción que ha dispuesto el Gobierno municipal para mejorar la distribución del agua potable y la evacuación de aguas servidas.

Esas obras de servicio público corresponden al reciente Plan Hidrosanitario y comprenden redes de tuberías nuevas para la distribución del agua potable y redes del alcantarillado sanitario. Son instaladas bajo el piso de las veredas, en las calles de 43 barrios de la Parroquia Manta. Incluyen, por supuesto, las conexiones domiciliarias.

También se instala un acueducto nuevo para transportar agua potable, así como los colectores del alcantarillado sanitario en algunas calles principales de la parroquia.

A diferencia de las redes antiguas que están siendo reemplazadas, que reposan bajo el piso de las calzadas viales, las nuevas son construidas debajo de las veredas o aceras, facilitando la interconexión en domicilios y previniendo que en el futuro no sea necesario romper el pavimento vial para hacer reparaciones o sustituciones. Bajo este esquema se hacen los nuevos colectores de la Parroquia Manta, en las calles 12, 14 y 16; así como en los barrios Córdova, Abdón Calderón, La Época, Umiña, Umiña 2, La Ensenadita, Santa Mónica y Ciudadela Universitaria.

Pero no es cosa sencilla ejecutar todo ese trabajo en este momento, cuando la ciudad está densamente poblada y el tránsito diario es intenso. Ha sido necesario trabajar por partes y tomar todos los recaudos indispensables para que el entorpecimiento de la circulación vial sea mínimo, igual que el impacto en la economía de los negocios situados a cada lado de las calles intervenidas. Una prevención semejante ha sido considerada para no perjudicar mucho la rutina diaria de los moradores.

Con todo, ha sido menester ampliar los plazos de la construcción de las obras, porque se han encontrado dificultades imprevistas o poco dimensionadas, todas concernientes a la ausencia de planificación con que a través del tiempo se han hecho las reparaciones, reposiciones y añadiduras de los servicios que fluyen bajo las vías: colectores de aguas, ductos de cables, conexiones domiciliarias.

Una observación técnica, mediante inspecciones con cámaras de vídeo, evidenció también el mal estado del antiguo sistema de alcantarillado sanitario de la parroquia, que muestra problemas de agrietamientos, colapsos, roturas y obstrucciones. Por esto, los trabajos requieren de extremo cuidado debido a la antigüedad del sistema de alcantarillo existente y a la fragilidad de la tubería de hierro dúctil que conduce el agua potable.

El Plan Hidrosanitario es uno de los más importantes que desarrolla el Gobierno municipal de Manta. Es financiado con una parte de los 100 millones de dólares prestados por el Banco Mundial, y que precisamente en este mes de agosto de 2018 se debe empezar a reembolsar.

El Municipio cree que las obras de este plan evitarán el colapso de las redes hidrosanitarias y mejorarán la distribución de agua potable para la que se han construido tres nuevos tanques reservorios de 2.500 metros cúbicos cada uno y se hallan en proceso de repotenciación la potabilizadora de El Ceibal (Rocafuerte) y las estaciones de bombeo de Caza Lagarto (Santa Ana) y Río de Oro (Portoviejo).

Se prevé que con estas obras, en su conjunto, el beneficio alcance a más de 250 mil ciudadanos.

FUENTE: Gad municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Gema Arteaga Briones, directora de gestión de comunicación.
Anuncios