La divertidísima fiesta de cumpleaños de Emily Ramos Joza

Emily Ramos Joza (primer plano), reunida con algunas amigas y compañeras de estudios durante la fiesta por la celebración de sus 16 años de existencia. Manabí, Ecuador.

La noche del sábado 6 de octubre de 2018 hubo en la ciudad de Manta un acontecimiento social caracterizado por la desbordante alegría de sus participantes: amigas y amigos de Emily Ramos Joza, que cumplía 16 años de edad y quiso celebrarlo muy animadamente en la sala de eventos del renombrado Hotel Cabañas Balandra.

Emily estudia el Bachillerato Internacional en la Unidad Educativa Stella Maris, después de haber pasado por la Unidad Educativa Leonie Aviat y la Unidad Educativa Talentos (ahora Isaac Newton), tres instituciones de reconocido prestigio en el ámbito colegial privado de Manta. Y sus compañeras y compañeros de hoy, más quienes lo fueron en el pasado reciente, estuvieron en el acto para felicitarla y compartir con ella un momento de diversión sana y reconfortante.

Fue una fiesta distinguida, en un ambiente acogedor y de nombradía, donde abundó la música propia de la juventud actual, brilló una luminotecnia espectacular y estuvo a disposición una generosa barra con bebidas sin alcohol, salvo para las entusiastas madres de familia presentes, que sí se sirvieron algunas copitas con cócteles ligeramente espirituosos a fin de hacer más dichosa la ocasión. Y con todo eso no podía esperarse menos que un baile divertidísimo e incansable.

La cumpleañera lució radiante entre su selecto círculo de amistades y familiares más cercanos, como su madre María Auxiliadora Joza Risco, sus hermanas Antonella y Nathaly, su padre Oswaldo Antonio Ramos Medina, su abuelo paterno Oswaldo Ramos Zea; y, sus primos, Tamara Palma Joza, José Eduardo Alarcón Joza y Romina, y Jesús Alberto Bonilla Joza y Emily.

En medio de la celebración se cantó el ya clásico Happy Birthday, provocando la efervescencia general que derivó en el vigoroso soplo de la cumpleañera para apagar la llama de las 16 velitas colocadas ornamentalmente sobre la gran torta del cumpleaños. Fue el momento cuando más brillaron los flashes de cada cámara fotográfica incorporada en el respectivo teléfono móvil de los fiesteros.

Una noche inolvidable para Emilita Ramos Joza y sus invitados, que al despedirse hicieron votos porque se repita en el próximo cumpleaños.

Anuncios