Problemas entre vecinos obligan a tener policías en Ceibo Renacer

La Urbanización Ceibo Renacer concentra básicamente a familias de la ciudad de Manta que fueron desplazadas de sus hogares a consecuencia de los daños ocasionados por el potente sismo de abril del 2016. Pero esa circunstancia extraordinaria no les blinda contra los males sociales, así que han gestionado la presencia permanente de una Unidad de Apoyo Policial, en un espacio cedido por la propia comunidad.

Esa presencia policial protegerá a la urbanización y también a la vecina Mi Primer Lote y a los asentamientos humanos aledaños, menos desarrollados y dentro de la jurisdicción de Montecristi.

La puesta en marcha de esta iniciativa de seguridad pública fue tomada por acuerdo común entre la  dirigencia de Ceibo Renacer y autoridades de varios organismos oficiales, en particular la Policía Nacional, luego de una reunión de la Mesa Técnica convocada por el director municipal de Seguridad Ciudadana, Javier Herrera, quien sin embargo delegó a Wilson Álava para presidirla.

En dicha reunión, los coordinadores de seguridad de los sitios referidos y su dirigencia, demandaron una acción articulada entre su comunidad y las diversas entidades públicas inmersas en el tema de seguridad ciudadana.

Problemas sociales

La Dirección Municipal de Seguridad Ciudadana y los comités de los barrios presentes, dieron a conocer que hay problemas de violencia familiar, consumo y expendio de drogas, niños y adolescentes en las calles a altas horas de la noche, conflictos entre vecinos, amenazas, denuncias, pandillas; lo cual demanda una intervención conjunta, no solo policial sino de entes relacionados con el tema, como los ministerios de Seguridad y del Interior, que también estuvieron representados en la reunión.

Reunión de la Mesa Técnica Municipal de Seguridad Pública.

El capitán David Mejía Lara, en representación del comandante del Distrito Policial Manta-Montecristi-Jaramijó, fue muy amplio al exponer que hay que considerar que en Ceibo Renacer se asentaron familias de diversos sectores, que se vieron precisadas a vivir ahí luego de perder sus viviendas en el terremoto; y que fueron favorecidas con el plan Casa para Todos y el de Mi Primer Lote, implementados en una acción conjunta de los gobiernos nacional y municipal, además de que inicialmente también hubo el socorro de entes privados que donaron casas provisionales.

Según el jefe policial, estos sectores tienen hoy -afortunadamente- condiciones de vida muy favorables, con servicios básicos, calles pavimentadas y áreas recreativas. Pero muy cerca de ellos hay sectores como San Eloy, Tierra Santa, Santa Isabel y otros, pertenecientes a Montecristi, que aún están desarrollándose, por lo que se marcan desigualdades que ocasionan fricciones.

La deserción escolar y falta de atención a la salud, también son otros problemas que se deben resolver, ante la negativa de los padres de insistir en la educación de sus hijos.

En todo caso, el presidente de Ceibo Renacer, Manuel López; el de Mi Primer Lote, Samuel Vera; la gestora del Plan Toda Una Vida, Pilar Soto; la coordinadora de seguridad del sector, Raquel Cotera; el representante de las personas con Discapacidad, Manuel Valencia; el representante del Consejo Cantonal de Protección de Derechos, entre otros invitados presentes, acordaron promover la participación ciudadana para trabajar en conjunto por el bienestar de los sectores, y empezar con la presencia de la Policía Nacional.

FUENTE: Gobierno municipal de Manta, mediante boletín informativo y foto con firma de Gema Arteaga Briones, directora de gestión de comunicación.
Anuncios