Presidenta de la Judicatura se desmarca del “correísmo”

Para quedar formal y legalmente posesionados de sus funciones, los miembros del nuevo Consejo de la Judicatura del Ecuador acudieron este martes 29 de enero del 2019 al plenario de la Asamblea Nacional de la República, en Quito, donde la presidenta de esta Función del Estado les tomó el juramento de que cumplirán fielmente los mandatos puntuales de la Constitución Política y de las leyes secundarias correspondientes; y, sobre todo, el mandato popular del pueblo ecuatoriano cuya confianza deben privilegiar.

Ese juramento solemne lo hicieron María del Carmen Maldonado Sánchez, Patricia Esquetini Cáceres, Fausto Murillo Fierro, Ruth Barreno Velin y Juan José Morillo Velasco, consejeros principales; y Álvaro Román, Jorge Moreno, Elcy Celi, Yolanda Yupangui y Jaime de Veintemilla, consejeros suplentes. Todos ellos, que permanecerán seis años en sus respectivas funciones, prometieron esa fidelidad cívica enfrente de la Asamblea Nacional y delante de la presidenta de esta, Elizabeth Cabezas.

Las nuevas autoridades de la Judicatura fueron designadas por el pleno del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) transitorio, escogiendo de entre ternas propuestas por la Corte Nacional de Justicia, la Fiscalía General del Estado, la Defensoría Pública, la Función Ejecutiva y la Asamblea Nacional. Este proceso se cumplió bajo escrutinio público, con veeduría e impugnación ciudadana.

De acuerdo al artículo 179 de la Constitución Política del Estado ecuatoriano, que manda expresamente que un miembro de la terna propuesta por la Corte Nacional de Justicia sea quien presida el Consejo de la Judicatura, a la doctora María del Carmen Maldonado le corresponde ejercer dicha función. En la corta existencia de la Judicatura del Ecuador, es la primera mujer en ocupar este cargo, ejercido antes -consecutivamente- por dos hombres.

La presidenta se desmarca del “correísmo”

En declaraciones a medios de comunicación, la presidenta de la Judicatura explicó cuáles serán los ejes de su gestión:

El primero, la lucha contra la corrupción. “Seremos implacables con los jueces y servidores judiciales corruptos; pero, asimismo, reconoceremos a aquellos servidores judiciales honestos que sí existen en la Función Judicial”, prometió.

Su segundo eje de desempeño es el fortalecimiento institucional, mediante la evaluación y la capacitación técnica permanente.

El tercer eje es la independencia judicial, tanto interna como externa. Para ello convocó a todos los actores sociales a contribuir para que esta independencia sea una realidad.

El cuarto eje está orientado al fortalecimiento de la justicia especializada, para atender casos de violencia sexual contra niños, niñas, adolescentes de uno u otro sexo y mujeres. “Como madre, esposa, mujer y ciudadana -muy sensible ante esta lacra social del abuso sexual a nuestros niños, niñas, adolescentes y mujeres, que merecemos la protección del Estado- mi compromiso con la ciudadanía es fortalecer los mecanismos para investigación y sanción, para que estos hechos nunca más se vuelvan a repetir”, aseguró.

Al referirse a las críticas públicas contra el proceso de selección de los integrantes de la Judicatura y contra la supuesta vinculación de ella con el régimen de Rafael Correa, la doctora Maldonado dijo: “No pertenecí -ni pertenezco- a esa década nefasta de opresión y de corrupción. Mi visión será hacia adelante, a trabajar como siempre lo he hecho. He prestado mis servicios lícitos al Estado. He servido al país durante más de 20 años, como jurista y catedrática”.

FUENTE: Consejo de la Judicatura (Quito), mediante boletín informativo y foto con firma de su Dirección Nacional de Comunicación.
Anuncios