Desde hacía ya muchos años, una esquina en el cruce de la Avenida 10 con la Calle 8 de la ciudad de Manta era el sitio de reunión de algunas decenas de gatos callejeros, que allí al comenzar la noche recibían alimentos de personas caritativas y que posiblemente esperaban que los felinos mantengan a raya el crecimiento poblacional de los infaltables roedores de alcantarilla.

El sitio es una parada obligada de los autobuses del servicio urbano que sirven a la Línea 4, tanto por la presencia reciente de un semáforo, cuanto por los pasajeros que de día o de noche suelen acercarse hasta ese punto para abordarlos.

Pero hace apenas un poco más de una semana cuando ese paisaje urbano faunístico cambió radicalmente con la matanza inducida de 16 gatos y un perro. Al parecer habían sido envenenados y agonizaron lenta y atrozmente. La noticia corrió como reguero de pólvora en las redes sociales de internet y de esto se hicieron eco los medios tradicionales de mayor difusión en el Ecuador.

Sentimiento popular expresado en carteles.

Entonces emergieron los defensores de los animales -que en Manta también los hay, ni más faltaba- y pusieron su voz en el cielo para protestar y reclamar a los organismos estatales correspondientes que protejan a los animalitos indefensos. Es más, han pedido normas legales específicas y contundentes para evitar una repetición del repudiable gaticidio.

Así es como hoy, miércoles 7 de agosto del 2019, hubo una manifestación pública en toda la extensión de la emblemática Calle 13 del centro histórico de la ciudad, desde la Avenida 24 (sur) donde comienza esta vía, hasta la plaza cívica (norte) junto a la Avenida Jaime Chávez Gutiérrez (malecón), pasando antes por un tramo de la Avenida 3 y otro de la Calle 12.

Participó bastante gente, sobre todo jóvenes, algunos portando pancartas con leyendas alusivas al gaticidio y llamando a hacer conciencia en defensa de los animales. El alcalde de Manta, Agustín Intriago Quijano, no se hizo esperar y fue a la plaza cívica para sumarse a la protesta y prometer acciones municipales reparadoras.

La representante de AMAN entregó un pedido para que el alcalde Agustín Intriago impulse una ordenanza que defienda a los animales.

Por lo pronto anunció que dispondrá de inmediato se habilite una clínica móvil, con su propio médico veterinario, y una camioneta de rescate animal.

Esta promesa fue escuchada por más de 200 personas que, con sus mascotas en brazos, participaron en la manifestación de repudio. El anuncio del alcalde fue elogiado por los presentes.

Arrullando a su mascota.

Por su parte, el colectivo pro vida animal AMAN entregó oficialmente al burgomaestre un proyecto de ordenanza para la protección de la fauna urbana del cantón, que será llevado al seno del Concejo municipal para su aprobación.

Ante ese petitorio, la concejala María Beatriz Santos convocó a la comunidad para que este jueves 8 de agosto a partir de las 09h00, en el  Museo Cancebí participen en la socialización del proyecto de ordenanza.

Los concejales Marciana Valdivieso, Mauro Rezabala, Hernán Salcedo, Miller Andrade y el vicealcalde Raúl Castro también estuvieron presentes respaldando la marcha. 

FUENTE: Gobierno municipal de Manta, mediante boletín y fotos con firma de la Dirección de Gestión de Comunicación.