Si bien los días sábado 5 y domingo 6 de octubre del 2019 las vías de Manta fueron despejadas dentro de la ciudad y los autos taxis volvieron a prestar servicio, el transporte colectivo público se mantiene paralizado y ha comenzado a sentirse el desabastecimiento de víveres a consecuencia de la interrupción de las carreteras interprovinciales. Y, sobre todo esto, pesa el anuncio de que la paralización general volverá el lunes 7 de octubre a pesar de las afirmaciones en contrario del Gobierno nacional.

En un recorrido por la ciudad que hizo personal municipal de tránsito durante los días 5 y 6 de octubre, se evidenció que todas las calles y avenidas de Manta están habilitadas y sin obstáculos para el uso normal del tránsito y la movilidad general de la ciudadanía. Pero la circulación de automotores sigue siendo limitada.

Y es preciso informar que el servicio de la transportación urbana no salió a trabajar, ya que los dueños de los autobuses aducen que no hay garantías para la seguridad de sus unidades y los pasajeros.

La transportación en autobuses y taxis estaba paralizada desde el jueves 3 de octubre, en rechazo a la eliminación del subsidio estatal al precio de la gasolina y el diésel.

En cuanto a la transportación intercantonal e interprovincial, se constató que las actividades son a medias, pese a que desde el viernes en la noche se anunció el fin del paro por parte de dirigentes nacionales de los gremios involucrados.

Gabriel Velásquez, gerente de la terminal terrestre de Manta, reveló que durante los dos días de paro se ha registrado pérdidas de casi 10 mil dólares en esta terminal por la falta de recaudación por servicios, uso de frecuencias y utilización de sus instalaciones.

Por otro lado, en los mercados municipales y en los súper mercados privados comenzó a notarse desabastecimiento de víveres. En prevención de que la paralización nacional continúe mañana lunes y los días siguientes (está confirmada la convocatoria a una huelga nacional el día miércoles 9 de octubre), los consumidores han estado comprando más de lo normal; pero los centros de abastos, en cambio, no han podido reabastecerse de los productos que conforman la canasta básica, en virtud de que muchas carreteras interprovinciales permanecen bloqueadas por las protestas.

FUENTE: Con aportes del Gobierno municipal de Manta, mediante boletín y fotos.