Por Pedro Pablo Jijón Ochoa* / Guayaquil / 23-11-19

La tecnología, cada vez más agresiva en todos los ámbitos de la vida diaria, nos ha llevado a marchar al son que ella nos marca. Inversión en teléfonos celulares inteligentes, para estar comunicados y actualizados, se ha vuelto una industria millonaria y es cosa ya normal del diario vivir de los ciudadanos de cualquier país del mundo.

Consultaba vía Twitter a la firma TecnologicSite (@TecnologicSite) acerca de estos temas y me nutrí de manera abundante del manejo de redes sociales. Me aseveraban sus ejecutivos que se pueden hacer todo tipo de campañas, desde publicitarias hasta políticas, solo manejando técnicamente estos medios.

Interesante cómo la información llega a nuestras manos de manera tan fácil y a tiempo: declaraciones de líderes mundiales, desastres naturales, actos heroicos del otro lado del mundo, guerras, nuevas plagas, arte… hasta frases célebres. Todos con estilos variados.

En el área política se mantiene el estilo tradicional de ataque-defensa, defensa-ataque para los que estamos acostumbrados a leer y analizar estos temas; pero con la tecnología actual, los actores han afinado o desafinado sus estilos. Un estilo que me llama la atención, por su genialidad de redactar y enfocar el interés del lector en la red social Twitter, es el de Lola Cienfuegos (@lolacienfuego) que tiene la capacidad de expresar su propuesta de manera fina y dejar sin argumentos a sus opositores.

He notado también el desarrollo de actividades gremiales en favor de sus diferentes sectores, desde el agro productivo hasta el comercial, todos ellos con sus opiniones y propuestas a favor de su sistema productivo. Todas buenas.

El sector agropecuario encuentra también una herramienta de trabajo diario en las redes sociales. Al igual que el “machete, garabato, bototo de agua y la tonga”, el celular va en el equipo de trabajo del hombre de campo. Los líderes contactan a sus bases para las reuniones gremiales y para sus reuniones sociales.

Gratificante leer en las redes sociales cómo las organizaciones, como El Consejo de Gobierno del Pueblo Montubio Guayas (@PMGuayas), desarrollan sus propuestas productivas, sus actividades y sus luchas ideológicas. En estos días, con alegría leemos que se está ya desarrollando una Propuesta Nacional Agropecuaria, con la intención de proponerla al nuevo periodo del Gobierno nacional y que sea tomada en cuenta como el rubro principal de la economía ecuatoriana.

Los costos altos de la producción petrolera y las reservas ya casi inexistentes, vuelven esta actividad un rubro poco atractivo. Volvemos los ojos al campo, en donde una gama amplia de productos no tradicionales son potenciales estrellas del escenario agro exportador, que generarían las divisas necesarias para sostener a nuestro país.

Pero le toca asumir la primera responsabilidad al mismo productor agropecuario, desde generar las propuestas productivas, hasta defenderlas y trocarlas en leyes de la República en la Asamblea Nacional, en pro de nuestra propia soberanía alimentaria y en pro de lograr que nuestra actividad sea el rubro más importante de la economía nacional. Si no somos nosotros, ¿entonces quién?

* Ingeniero comercial y director ejecutivo de ASESORAP (Asesoría a Organizaciones Agrícolas Productivas): asesorapecuador@gmail.com.