Como parte de las acciones que la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) realiza en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas (Ecuador) y a fin de constatar el cumplimiento de la certificación en Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), técnicos de la entidad inspeccionaron esta semana una planta procesadora y empacadora de cárnicos que está ubicada en la Parroquia Valle Hermoso.

La empresa inspeccionada procesa productos cárnicos de aves y los empaca en diferentes presentaciones con las que van a los mercados populares y supermercados del país. Tienen la certificación ARCSA de Buenas Prácticas de Manufactura, sin embargo no está de más inspeccionarla de cuando en cuando para que mantenga altos estándares de calidad.

Durante la inspección técnica se buscó evidenciar el cumplimiento de todos los parámetros que exige la certificación y que consisten en un conjunto de medidas de higiene para la manipulación, preparación, elaboración, envasado y almacenamiento de alimentos de consumo humano. El objetivo es garantizar que los alimentos se fabriquen en condiciones sanitarias adecuadas y se disminuyan así los riesgos o peligros potenciales para la salud de los consumidores.

La ciudadanía puede comprobar el código de la certificación BPM en cada uno de los productos de la empresa y posteriormente ingresarlo al aplicativo para teléfonos celulares Arcsa Móvil, donde encontrará toda la información correspondiente a su fabricación y fecha de caducidad.

FUENTE: Arcsa Manabí (Portoviejo), mediante boletín y foto con firma de Isabel Intriago Morán.