«Aprende sin soberbia y déjate arrollar una y otra vez por el asombro, que es lo que hidrata el alma y el cerebro» -Cristian Cambronero

Samantha Jijón Gagliardo* / Guayaquil / 30-11-19

Twitter: @SamiGagli

Creaciones que se llenan de color y que se convierten en algo extraordinario desde cualquier punto de vista. Como un edificio que dejó de ser igual a muchos otros por su estética visual, mejorando en gran manera ese espacio que crea interés en la gente que lo ve.

Es así como el artista quiteño Roberto Rivadeneira está logrando asombrar a muchas personas en el mundo con su arte. Roberto, quien también es conocido por su nombre artístico URKU, que significa montaña en quechua y que escogió cuando empezó a pintar en las calles, pues no quería usar su nombre real. Fue así como su investigación por las palabras de pueblos originarios ecuatorianos lo llevó a encontrar que la palabra Urku lo identificaba muy bien.

Roberto Rivadeneira en pleno trabajo muralista.

Definiendo su estilo como arte contemporáneo semi abstracto, que varía y se adapta a diferentes medios como lienzos, papel, murales y objetos, su trabajo está profundamente influenciado por pintores del siglo XX, la cultura contemporánea y las observaciones cotidianas entre ciudades y sociedades. Una invitación abierta para que los espectadores se adapten e interactúen dentro del espacio y la atmósfera. 

El artista, que actualmente reside en Berlín (Alemania), expresa que su gusto por el arte estuvo siempre con él, pero fue a la edad de 20 años cuando tuvo la oportunidad de trabajar en un proyecto con un pintor australiano. Fue cuando se dio cuenta de su pasión. Roberto se encontraba realizando sus estudios de diseño y comunicación en Sydney, Australia. “Esos días en su estudio realmente me hablaron y me di cuenta que lo que yo quería era pintar; y bueno, desde ahí no he parado.”

Roberto es pintor, ilustrador y artista visual, que se ha desarrollado en los últimos años también como muralista. Su interés por el arte en la calle lo acompaña desde niño. Sus inicios fueron a los 14 o 15 años cuando junto a sus amigos comenzó a realizar esténcil y graffiti, manifestando que en ese entones no era muy bueno, pero poco a poco ese pequeño interés por el proceso del arte en la sociedad fue creciendo.

Seis días de trabajo continuo para lograr esta obra.

Los murales de URKU pueden llegar a ser tan impresionantes en tamaño y estilo. Es imposible no admirar algunas de sus obras, que están en países como Ecuador, Chile, Brasil, México, España, Portugal, Serbia, Alemania, Austria, Turquía, Grecia, Bulgaria, Chipre, Israel y Australia.

Los mensajes en sus obras no son muy claros y puntuales, pues él busca generar una estética visual por medio de los colores y la composición, captando de esa forma la atención de las personas, sin necesidad de que algo claro se pueda percibir, existiendo esa abierta interpretación.

A finales del 2015, Roberto viajó a Alemania (Berlín) para trabajar como diseñador. Después de tres años y medio de trabajo a tiempo completo, decidió dejarlo y dedicarse por completo al arte de la pintura, lo que fue un gran desafío para él, pero que hasta el momento ha logrado un resultado muy próspero. 

Roberto expresa que tiene mucha suerte de vivir en Berlín, ser espectador y poder absorber esa escena artística que está en todas partes: las exposiciones, los performances y las fiestas de cada día y en cada esquina. “A diferencia de la escena contemporánea de arte y de murales en Latinoamérica, en Europa -y especialmente Alemania- predomina la pintura abstracta. Por lo que siento que esto ha afectado increíblemente mi trabajo y lo que busco producir”.

Una de las tantas exposiciones del artista.

Entre los proyectos más retadores que ha podido realizar se encuentra un edificio industrial en el norte de Australia, cerca de la ciudad LINZ. El artista tuvo que pintar el edificio industrial, de 32 metros de alto por 30 de ancho, en 6 días, por lo que él y su asistente tuvieron que trabajar 14 horas diarias.

Su inspiración puede provenir de cualquier lado: desde una taza de café, una exposición de piezas arqueológicas, hasta los paisajes frente a las montañas. Cambiar de contexto social y visual también lo ayuda mucho en su proceso creativo. Roberto aprovecha los viajes que realiza por trabajo para absorber nuevas ideas y plasmarlas rápidamente en su cuaderno de dibujo. “Cuando voy a hacer un mural o una pintura en el estudio, regreso a ver mis ideas pasadas, absorbo un poco de mis dibujos y cómo creo que estas composiciones pueden cambiar y adaptarse a un espacio”.

Una de las cosas que más disfruta URKU al pintar y hacer arte, es el sentimiento que se genera en él cuando está creando algo nuevo, ya sea en un mural o en su estudio. En ese proceso siente que se enamora cada vez más de la vida. Una de sus frases favoritas, con las que se siente muy identificado, es: “Arte es la forma más grande de esperanza”, del pintor alemán Gerhard Richter

Roberto estuvo realizando hace poco una exposición llamada “Casi Despierto”, en su ciudad natal Quito, en la que exhibió su percepción sobre motivos reales en espacios imaginarios.

“Casi Despierto” se refiere al momento entre el sueño profundo y la vigilia, conocido como estado hipnagógico, que es aquella transición en la que percibimos imágenes y asociaciones entre el mundo real y nuestros sueños. Por medio de pinturas y objetos semi abstractos, el artista hizo una alegoría al concepto de estar “Casi Despierto”, representando su visión al constante cambio de imágenes basadas en nuestra percepción de tiempo y espacio.

Para Roberto, esta exposición fue una grata vivencia: “Realmente fue muy especial para mí, ya que es devolver un poco mi visión de vida y experiencia y mostrar de vuelta en la ciudad en la que crecí. Fue muy emotivo tener a tantos amigos y familia de hace mucho tiempo atrás. Por otra parte la expo tuvo una gran acogida y siento que al público le causó un interés especial.”

“Tener una expo personal es un proyecto grande que requiere mucho trabajo y dedicación. Para mí este era un objetivo puntual que tenía hacía algunos años”.

Roberto Rivadeneira trabajando en su estudio.

Y, por supuesto, su visita también dejó nuevos murales en el país. “Siempre que vengo al Ecuador me gusta viajar un poco, llenar el auto de pintura e intentar conseguir espacios en zonas rurales del Ecuador.” Varios de sus murales se encuentran en Quito, Ballenita, Canoa, Mompiche y Puerto López.

Desde su punto de vista como artista, URKU se ha dado cuenta que en Ecuador el arte urbano está creciendo mucho. Le gusta ver el proceso de tener varios artistas nuevos dispuestos a interactuar en el espacio. También le parece interesante la manera en que ha aumentado la aceptación social hacia el arte urbano; pero también está convencido de que todavía hay que recorrer mucho camino y lograr una culturización en la sociedad, para que el muralismo y el arte urbano contemporáneo tengan el impacto positivo que cada artista desea dejar.

Por el momento, el artista quiteño quiere seguir impulsando su carrera  con nuevos proyectos; con murales más grandes, con galerías más extensas, generando una estética y sistema visual. Quedando marcado su trabajo en el futuro, sin importar en qué lugar del mundo se encuentre.