Fenece plazo de 4 días (fijado por Gobierno) para reparar acueducto que tiene sin agua a tres pueblos de Manabí

Muchos consumidores de agua potable la reciben en estas condiciones durante la emergencia causada por el daño del acueducto. / EPAM

El día de hoy, martes 28 de enero del 2020, vence el plazo que se impuso el Gobierno nacional de Ecuador para rehabilitar el acueducto que abastece a Montecristi, Jaramijó y a la Parroquia Eloy Alfaro de la ciudad de Manta. Todavía se desconoce si el daño en ese medio de transporte de agua está a punto de ser superado o si esto sucederá mañana. Lo cierto es que en las tres poblaciones mencionadas continúa el reparto de agua mediante cisternas móviles que la llevan de casa en casa.

Hace 11 días colapsó el relé (circuito eléctrico) que activa las bombas para enviar agua a los tres pueblos desde la presa La Esperanza, situada en el Cantón Bolívar. El daño paralizó el bombeo y dejó sin agua a las plantas potabilizadoras que la distribuyen a los consumidores. Pero como la gestión del acueducto está en manos del Gobierno nacional a través del proyecto Refinería del Pacífico, el Ministerio de Energías y Recursos Naturales No Renovables, después de una inmensa presión pública, asumió la tarea de repararlo y para esto el día 24 de enero/2020 se fijó un plazo de 4 días que justamente fenece hoy.

Desde el momento del daño, los tres pueblos desabastecidos de agua la han estado recibiendo, muy racionada, de cisternas móviles y no de la tubería como corresponde a la prestación normal de este servicio público. Para la Parroquia Eloy Alfaro de Manta se la toma del acueducto gestionado por la EPAM (Empresa Pública Aguas de Manta), que la trae desde la potabilizadora que esta empresa tiene en El Ceibal (Cantón Rocafuerte). Por la emergencia, también la provee en parte a Jaramijó y Montecristi, que para satisfacer todas sus necesidades recurren además a viejas fuentes subterráneas en sus respectivos territorios.

Llenando recipientes de viviendas en Parroquia Eloy Alfaro de Manta. / EPAM

Por cierto, la EPAM cobra a las administraciones municipales de Jaramijó y Montecristi una tarifa previamente acordada para el aprovisionamiento del agua.

Durante los 11 días de emergencia (del 18 al 28 de enero), la EPAM ha rellenado 47.940 tanques -con 50 galones de agua cada uno- en la Parroquia Eloy Alfaro. La cifra incluye la atención a centros educativos y de salud, además de algunos otros barrios independientes de la parroquia.

Mediante un comunicado público entregado hoy a los medios de comunicación, la EPAM asegura que la distribución del líquido se mantendrá sin descanso hasta que el acueducto de la Refinería del Pacífico empiece a funcionar. Informa que abastece a la población a través de una flota de casi 30 tanqueros de hasta 24 metros cúbicos cada uno.