Cómo se lleva la cuarentena por el coronavirus en la provincia de Manabí

El temor a contagiarse con la COVID-19, mediante el coronavirus (SARS-CoV-2), propicia la generación y propalación de infundios que circulan por las redes sociales conectadas a Internet, como ese de que el propietario de una tienda de abastos en Chone llegó de Guayaquil infectado y que, por tanto, es preferible abstenerse de comprar allí. Otro, en la misma ciudad: que un piquete de policías fue a una casa a rescatar a unos cuantos contagiados. En el primer caso, el tendero desmintió el rumor; y, en el segundo, un periodista aclaró que los policías perseguían a unas personas que minutos antes habían asaltado a un camión repartidor de productos lácteos.

No faltan los rumores acerca de supuestos contagiados fallecidos, pero que no constan en los reportes diarios del COE nacional. Son frecuentes, particularmente en la red de mensajería WhatsApp.

Trabajadores que claman al cielo

Trabajadores de la alianza empresarial Epam – Veolia claman la protección de Dios./ Epam

En la ciudad de Manta, los obreros a cargo de los servicios de agua potable y alcantarillado, que mantienen su actividad pese a la cuarentena, rezan cada día, antes de empezar su jornada, para rogarle al Señor Dios Todopoderoso la protección divina para toda la humanidad y en particular para quienes exponen sus vidas a fin de mantener operativos los servicios indispensables para la vida comunitaria. Hacen cadenas de oración y sus rezos los acompañan de imágenes que representan al Señor Jesucristo, Hijo Unigénito del Altísimo. Esta información proviene de un boletín emitido hoy por la alianza empresarial Epam – Veolia, responsable de dichos servicios básicos.

Llegan a Portoviejo huyendo de la precariedad sanitaria

Así se ve ahora el sitio donde se paga el peaje en la vía Montecristi – Portoviejo./ GAD de Portoviejo, tomada de si sitio web oficial

Mientras tanto, en la ciudad de Portoviejo, hay preocupación por que, al parecer, muchas personas de cantones vecinos están llegando en estos días a la capital manabita, temerosas de que la falta de rigurosidad de la cuarentena en sus respectivos lugares de residencia termine por contagiarlos con la COVID-19. Creen que en Portoviejo hay mejor control y más seguridad. Pero un boletín del Gobierno municipal capitalino les advierte que la seguridad no está en la migración, sino en los cuidados personales que cada quien ponga en práctica para evitar el contagio del patógeno.

Desinfectando a los vehículos en Portoviejo./ GAD Portoviejo, tomada de su sitio web oficial

Los GAD tienen las arcas vacías, pero hacen lo que pueden

Los gobiernos municipales, según publicó ayer eldiario.ec, carecen de recursos monetarios porque el Gobierno nacional no les transfiere oportunamente las partidas que les corresponden del reparto presupuestario regular. En igual situación se halla el Gobierno provincial, cuyo prefecto escribió un S.O.S. al presidente de la República. Sin embargo, se dan modo para hacer lo suyo en el propósito de atajar la propagación del virus, con fumigaciones constantes de bactericidas en lugares públicos, reparto de gel antiséptico para manos en sitios de mayor tránsito, velando el cumplimiento de la cuarentena, repartiendo alimentos y artículos de aseo personal a las personas más necesitadas, entre otras acciones con idéntico fin.

Un puesto para repartir gel desinfectante./ GAD de Manabí, tomada de su sitio web oficial

Todos los gobiernos seccionales, que lideran a su respectivo COE cantonal, mantienen activa la campaña de divulgación para que los ciudadanos tomen las precauciones de rigor ante la emergencia sanitaria y el toque de queda. Cada uno a su manera ha elaborado piezas publicitarias que cuelgan en las redes sociales, como Facebook, Twitter, Instagram y YouTube. También han regulado de manera extraordinaria, como corresponde a la emergencia, el funcionamiento de los mercados municipales de abastos.

Manejo sanitario sin sobresaltos

Felizmente hasta hoy, martes 31 de marzo, parece que el aislamiento social está dando buen resultado. Hasta las 17h00, según cifras oficiales, en esta provincia solo había 54 infectados positivos y un fallecimiento, aparte de 4 personas contagiadas que ya recibieron el alta hospitalaria. Esto ha permitido que las casas de salud pública, limitadas y en algunos casos en situación de precariedad, puedan manejar la pandemia sin grandes complicaciones.

FOTO DESTACADA: GAD de Manta.