Muere en N. Jersey ecuatoriano desatendido en n. york para COVID-19

La familia de Carlos Arellano sostiene que el sistema de salud falló al no atenderlo cuando lo requirió

David Ramírez* / Nueva York / 07-04-2020

Dos semanas duró su lucha tenaz contra el enemigo invisible, pero éste terminó venciéndolo finalmente, como está ocurriendo con tantos otros neoyorquinos. El ecuatoriano Carlos Arellano Berrones, de 65 años, murió este lunes por COVID-19.

“Mi hermano era un hombre saludable, que estoy seguro que si recibía atención oportuna, todavía estuviera entre nosotros. Estamos resignados, pero a la vez advertimos que el sistema de salud falló con mi hermano y con tanta gente que está muriendo”, dijo Bolívar Arellano, un jubilado periodista gráfico que trabajó por 34 años en el New York Post.

Carlos Arellano y su hijo./ Cortesía de la familia, remitida por David Ramírez.

Alrededor del lunes 23 de marzo, Carlos Arellano empezó a presentar síntomas de fiebre, vómito y molestias al respirar, por lo que decidió ir al Hospital Woodhull, en Brooklyn. Estuvo varias horas en la sala de espera del área de emergencia, hasta que una enfermera le dijo que su caso no revestía atención y que regresara a su casa.

“Esto fue lo que nos dijo mi hermano. Se sintió peor y llamó a su hijo que vive en Nueva Jersey, quien logró que lo internaran de urgencia en el Trinitas Regional Medical Center en Elizabeth, en el Estado Jardín, donde pese a los esfuerzos médicos, falleció este lunes”, contó Bolívar.

Entre tanto, Humberto Arellano, otro fotoperiodista que trabajó por 26 años en El Diario, dijo que la familia se encontraba devastada. Originarios del Cantón Alausí, en la provincia de Chimborazo, se afincaron en Nueva York hace más de cuarenta años.

Carlos (de pie, segundo por la derecha), con sus padres, hermanas y hermanos./ Foto de 2005, cortesía de la familia y remitida por David Ramírez.

“Éramos ocho hermanos, cinco varones y tres mujeres. Ahora quedamos siete. Carlos era el más dulce, el más bueno entre nosotros. Nos va a hacer mucha falta”, dijo apesadumbrado Humberto, que también mostró su inconformidad por la desatención que sufrió su hermano en el hospital de Brooklyn.

“Se supone que los hermanos mayores debemos partir primero, incluso nuestros padres. Carlos todavía tenía mucha vida por delante. Aún no sabemos cómo darle la noticia a mi padre que tiene 96 años”, agregó Humberto.

Los hermanos Bolívar (izq.) y Carlos./ Foto cortesía de la familia y remitida por David Ramírez.

Bolívar y Humberto Arellano cubrieron en primera línea los ataques del 9/11 en la ciudad de Nueva York y ahora ambos, junto a sus familias, resisten los embates de la pandemia que les arrebató a su hermano Carlos.

Según Bolívar, el funeral de Carlos será este miércoles en Brooklyn. “No habrá ceremonia como han dispuesto las autoridades, pero su recuerdo estará con nosotros en cada momento”, dijo.

Cifras sombrías en la ciudad de Nueva York

El número de muertos por coronavirus de la ciudad de Nueva York alcanzó un hito sombrío este martes: más de 3.200 personas han fallecido a causa de la pandemia, superando a los asesinados en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en todo el país.

El Departamento de Salud e Higiene Mental (DOH) de la ciudad reportó un total de 3.202 muertes por coronavirus a las 09h30 a.m. de hoy, un salto dramático de 727 fallecidos en las últimas 24 horas.

En total, las autoridades han confirmado 72.324 contagios en los cinco distritos. Hasta ayer lunes, los recuentos oficiales mostraron 2.475 muertes y 67.820 casos.

En todo el estado NY van 138.836 contagiados y 5.480 fallecidos. Y a nivel nacional, 377.605 y 11.784, respectivamente.

* Periodista ecuatoriano residente en Estados Unidos; es editor de El Diario de Nueva York. FOTO DESTACADA: Carlos Arellano, cortesía de la familia y remitida por David Ramírez.